Actualidad TI helados

Darth Vader se pasa a la venta ambulante de helados [Veredicto: la crisis ha llegado al Imperio]

Los tiempos que corren son muy duros y todos de alguna manera u otra estamos notando la crisis mundial. Lo que no creíamos posible es que esta escasez atravesaría toda la galaxia implantándose también en el Imperio de Star Wars. Darth Vader, que no gana para producto abrillantador de su casco, es uno de los muchos afectados, y ha decidido pluriemplearse para salir del bache.

¿Y en qué podría trabajar Vader? Con ese CV no le llueven precisamente las ofertas (nadie quiere tenerlo de subalterno, que si se rebela…). Así que ni corto ni perezoso se ha decidido a practicar la venta ambulante de helados; seguramente el gran excedente de hielo que amasó después de arrebatar el planeta Hoth a la Alianza Rebelde le facilitó la idea.

¡El verdadero sabor de la Fuerza –y sus gustosos polos de hielo- después del salto!

Puedes comprar helados de leche materna humana

Parece un contrasentido hablar de helados con este finde gélido que se avecina, pero si en Londres, que hace más frío y llueve más, lo tomán…

Claro, que la característica más peculiar de este helado no es exactamente el sabor, que seguramente nos recordará a un batido de leche con mucha nata o azúcar, sino la procedencia de la materia prima. Y es que hablamos de un helado realizado a partir de leche materna humana. Y aún hay más.

Helados Google a cambio de escaneo corporal… ¡ojalá!

El director ejecutivo de Google, Eric Schmidt, ha sido caricaturizado como un horrible vendedor de helados. Se dedica a vender “helados Google”, todos gratis (¡claro!) con la simple petición de hacer un escaneo de cuerpo completo. La iniciativa, por parte de ComsumerWatchdog, está siendo reproducida 36 veces al día en una de las pantallas gigantes de Times Square, Nueva York. Mira como ponen a Google en el vídeo tras dar el salto.

Escultura gigante de pista de canicas: "es entretenida"

Sin duda este está siendo un verano caluroso. Helados y polos son necesarios (aunque no siempre suficientes) para soportar el bochorno. ¿pero qué puedes hacer tras comerte, digamos, 4.000 helados? Para pasar el rato, alguien decidió construirse su propia pista de canicas, a lo bestia. ¿Y qué tiene que ver esto con los helados, te dirás? Pues que el tío usó los 4.000 palos de los 4.000 helados para hacérsela. Mira las bolitas caer tras dar el salto.