Actualidad TI imprimir

Pronto habrá comida para imprimir… ¿cuándo empezaremos a descargarla de Internet?

Científicos del Laboratorio de Síntesis Informática están desarrollando una impresora tridimensional de comida que se podrá emplear para imprimir alimentos a base de combinar ingredientes que se se encontrarían por separado en contenedores individuales semejantes a lo que ocurre con las impresoras “normales” en las que se obtienen miles de combinaciones de colores a base de mezclar col0res básicos.

Cambiar la mitad de los cachivaches que tienes en casa por una impresora podría estar más cerca de lo que podríamos haber imaginado. ¿Deseas saber más?

WWF: el PDF que no podrás imprimir… para ser más verde

No teníamos ya suficiente con los archivos PDF que no se pueden editar… y ahora nos sacan un formato WWF que, además de ser mucho más incómodo de pronunciar, tampoco se puede imprimir. En cualquier caso, tras el salto verás que su fin, al menos, es bueno.

El robot pinta-huevos: ¿por qué limitarse al papel?

Cuando a uno le dicen “robot”, se imagina a un señor metálico (sin bigote) que le ayuda a… hacer… eh… cosas. Vale, al menos así era hace unos años, cuando nuestros conocimientos sobre el tema no eran gran cosa. Actualmente puedes imaginarte cualquier cosa computerizada (un simple brazo de una articulación) y medianamente inteligente por medio de una programación, que se mueve y, hum… hace cosas. Se desplaza, manipula objetos, ya sabes.

Si yo te digo que Egg-Bot es un robot que es capaz de pintar tus huevos (los que compras, ¡claro!), pues sí, le hace falta cierta inteligencia, sensores, actuadores, esa clase de cosas que suelen definir a un robot. Pero, ¿no será simplemente una impresora? Descubramos sus detalles tras el ovoide salto.

Fujifilm Instax Mini50s, la “digievolución” de las Polaroids

Las fotografías instantáneas de las míticas, clásicas, legendarias y nostálgicas Polaroids (todos los adjetivos son pocos para una máquina tan prodigiosa) son cada vez más escasas.

Hace unos años todavía pululaban por nuestros hogares alguna de aquellas fotos que inevitablemente nos recordaban dos cosas: las pelis de espías y fotos de chicas ligeras de ropa que ocultaban oscuros secretos. La fotografía de papel ha quedado relegada por la digital y una de las primeras víctimas fueron las Polaroids, esas máquinas algo incómodas para llevar en el bolsillo pero que te ahorraban la visita al laboratorio de revelado. Pero como el pasado siempre vuelve, es como un boomerang tozudo, Fuji nos propone volver a llevar algo parecido a las Polaroid encima, esta vez incluso en el bolsillo, y que nos permita disponer en solo unos segundos de una copia en papel de la fotografía que acabamos de realizar. ¿Deseas saber más?