Actualidad TI metal

Aplastado por una tonelada de metal y sobrevive [Veredicto: no sigas jugando a la lotería]

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=qU46a9mEft0&feature=player_embedded[/youtube]

Qué mala combinación hacen el viento fuerte y las construcciones débiles.

Al menos las que son pesadas pero no están sujetas todo lo bien que sería deseable. La mala suerte ha querido que un fuerte golpe de viento se conjugara con una estructura metálica que no estaba bien anclada y que ofrecía la sufuciente superficie como para que el viento la echase a rodar en dirección a una transitada carretera por cuya acera adyacente caminaba un pobre señor que (perdonad el lugar común) no se esperaba la que se le veía encima. Y aún hay más.

Llega el metal capaz de moldearse como el vidrio

Hasta ahora las formas que se podían conseguir con el metal eran limitadas y muchas veces las formas complicadas requieren procesos muy complejos, trabajosos  y largos que utilizan gran cantidad de energía e instalaciones avanzadas.

Pero esto va a cambiar gracias a un nuevo tipo de material que permite darle al metal las propiedades maleables del cristal y el plástico a temperaturas y presiones relativamente bajas y además mejorar sus características de dureza y resistencia conservando su flexibilidad y ductilidad.

Mira, una cuchara que se funde en agua

No intentes doblar la cuchara. Eso es imposible.

Es mucho mejor fundirla, directamente. Como esta cuchara que tenéis aquí, de apariencia normal y corriente. Pero como verás, si pasara un veranito en Sevilla en pleno Agosto las pasaría igual de canutas que el T-1000 enfrente de Chuache. Míralo ras un salto.

Cambian el color de los metales con micropatrones

Antes la única manera que había de cambiar el color de un metal al que quisieramos era con un recubrimiento, lo cual dificultaba obtener un material con unas propiedades homogéneas tanto en superficie como internamente. Pero gracias a unos recientes descubrimientos en la universidad de Southampton esto va a cambiar. Bienvenidos a la era multicolor de los micropatrones para metales. Tranquilos que tras el salto os lo explicamos.

Los murciélagos confunden las placas de metal con agua

Lo que estáis presenciando en esta foto es un inminente ¡Zas, en toda la boca! que este pobre e ingenuo murciélago va a sufrir al confundir una placa de metal con una charca. ¿Es este chuleamiento murcielaguil acaso la maquiavélica obra de un quiroptófobo obcecado? No, se trata de un experimento bastante interesante que revela información curiosísima. Vídeo y detalles tras el salto.

A los EEUU no les gusta el estándar de kilo francés

“Ponme un kilo”.
Anda que no habremos oído veces eso. Pero bueno… ¿qué es un kilo? ¿Es uno de esos ochenta que intentas quitarte? Y no, no sirve eso de “fácil, son mil gramos”.
Todo esto viene porque los Estados Unidos difieren de la definición de kilo de siempre, que no es otra que lo que pesa un cacho metal que tienen en Francia. Según los estadounidenses, ha dejado de ser preciso. Descubre la historia tras el salto.

Anillos fabricados como si fueran katanas

Si alguien nos hablara del Mokumegane probablemente lo primero que pensaríamos es en un nuevo modelo de coche de Renault, a no ser que fuéramos aficionados a la fabricación japonesa de katanas del siglo XVII claro.

Se trata de un método tradicional japonés para trabajar el metal, que tras el salto os explicamos como con el paso de los años ha pasado de su uso original a la fabricación de anillos de diseño como el que veis en la foto.

Apple compra Liquidmetal y hace preguntarnos si Steve Jobs no es un Terminator

¿Os acordáis de cómo en las crónicas de Sarah Connor un T-1001 se hacía con el control de ZeiraCorp? Pues entre el éxito que está cosechando Apple últimamente y la compra de este inquietante “metal líquido” empiezo a pensar que nuestros querido Steve realmente no es quien dice ser.

Conspiraciones aparte, tras el salto os descubrimos qué es Liquidmetal y por qué lo ha comprado Apple.

Va un tío con un detector de metales y encuentra un millón de dólares

Cuántas veces he visto yo a alguien con un detector de metales pasearse por la playa, mientras pensaba siempre “no sé qué se espera encontrar… chapas y un euro o dos, como mucho”. Claro que no es el caso de Dave Crisp, al que se le crisp-aría convulsivamente la cara al enterarse de que ese contenedor ovoide que acababa de encontrar contenía 52.000 monedas romanas valoradas en un millón de dólares. Los detalles y una muestra de las monedas tras nuestro salto.

Mira cómo ensambla la NASA algunas piezas sin fundirlas

Estos cachos de metal que veis aquí arriba pertenecen a una parte del cierre de la nave espacial Orión, por un lado, y a su morro, por otro. Como te podrás imaginar, tendrá que estar bien soldado, ¿cierto? No queremos que uno de sus cuatro posibles tripulantes la abra y se quede con ella en la mano. No seáis morbosos: no queremos… ¿no? Pero la están soldando… sin fundir el metal. ¿Cómo es esto posible? Descúbrelo tras dar el fusionado salto.

Robotagami, el "origami" del siglo XXI

El ser metálico que veis en la foto ha sido creado por Dustin Wallace con una técnica llamada Robotagami (termino acuñado por él mismo). ¿Quieres descubrir como crear tu pequeño ejercito de enemigos finales de los Power Rangers en versión mini?

Las bolas metálicas se pueden partir, hasta tienen su uso

No, no es Pac-man antes de que lo pintaran de amarillo. Tampoco es ninguna parte del cuerpo de Iron-man, partida en dos por algún poderoso (y malvado) karateka. Qué cachivache más misterioso. ¿Será USB? ¿Se podrá acceder a Internet con él? La respuesta tras el también misterioso salto.