Toshiba NB200

ComponentesMovilidadPortátilesWorkspace

El ultraportátil definitivo: cómodo de utilizar y con un diseño más que atractivo.

Cuando asistimos a la presentación del Toshiba NB200 el pasado mes de marzo en Hamburgo (Alemania) nos quedamos con la sensación de que el fabricante japonés iba a dar un golpe de efecto en el mundo del ultraportátil (que no ‘netbook’ como aprovecha para recordar Toshiba en cualquier ocasión) tras la buena impresión de su anterior y primera gama, la NB100.

NB200 es la versión corregida y aumentada de su predecesora y ya está en el mercado español. Con cierto retraso sobre lo inicialmente previsto, cierto es, pues Toshiba apostó por el mes de junio y hasta después de verano no hemos podido contar con él.

Destaca por su diseño. Se han suavizado las líneas de la batería, que sigue permitiendo coger el equipo con la mano izquierda para escribir con la derecha, sobresale la disposicion del teclado (al estilo Apple) y con teclas retroiluminadas, elevadas sobre la base, que permiten una cómoda escritura. Teniendo en cuenta que el teclado ocupa tan sólo el 92% de un teclado tradicional, la experiencia es altamente satisfactoria.

En cuanto al diseño también es digno de mención el botón de encendido, que puede verse incluso con el miniportátil cerrado, para evitar imprevistos al no haber cerrado una sesión convenientemente. Y claro está, su color. Cierto es que el equipo puede conseguirse en negro o pastelosos azul y rosa, pero el diseño que más destaca es un elegante color ‘champán’, que está haciendo las delicias de muchos ejecutivos.

La respuesta del miniPC es elevada en todo tipo de terrenos, gracias a un equipamiento puntero. Su procesador Intel Atom a 1,66 Ghz, su memoria de 1.024 Mb y un disco duro de 160 Gb satisfacen cualquier necesidad en movilidad. La posibilidad de tener una batería de 6 celdas permite más de siete horas reales de funcionamiento. (Toshiba anuncia hasta 9, pero hemos comprobado que esto es sin correr aplicaciones en el equipo).

La pantalla de 10,1″ permite una visión óptima. Su peso, 1.300 gramos, también facilita el transporte. Como curiosidad, destaca su USB Sleep-and-Charge, que permite cargar los equipos mediante puerto USB aunque el ordenador se encuentre apagado.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor