Un británico de pelo en pecho cumple su sueño infantil convirtiendo un coche de juguete en un coche real

EmpresasInnovación

Uno de esos coches infantiles estáticos, que se agitan un poco por unas monedas ya hacen felices a chavales de 3 ó 4 años, tiene una segunda vida como coche de verdad, quizá el más pequeño que se puede sacar a las calles: 99 cm de alto por 66 cm de ancho. Es obra del inglés Perry Watkins, que utilizó la chapa del coche de juguete y la montó en la estructura de un mini quad, con motor de 150 cc. El coche, con limpiaparabrisas, luces, intermitentes y espejos, puede alcanzar más de 60 kilómetros por hora. Eso sí, dentro cabe, como mucho (y con suerte) una persona. Tienes el vídeo después del salto.

[Dvice]

Read also :
Autor: rmcdf
Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor