Un caprichito de 160.000 euros, comprar el morro del desaparecido Concorde

EmpresasInnovación

La gente invierte sus ahorros en las cosas más variopintas, y sí, sobre gustos no hay nada escrito. Así un adinerado hombre de negocios ha adquirido recientemente el morro del desaparecido avión supersónico comercial Concorde por la destacable cifra de 161.480 euros.

El comprador se mantiene de momento en el anonimato, y de la misma manera parece que este le confesó al vendedor que por ahora tampoco deseaba comentárselo a su mujer, pues todavía no sabía cómo explicárselo. Más detalles sobre esta compra-capricho inconfesable tras el salto.

Este magnate (al parecer del sector inmobiliario y residente en Londres) pagó £100.000 por esta pieza tan especial. El morro del Concorde es uno de sus iconos más recordados, pues tenía la particularidad de que se podía mover para mejorar la visión de los pilotos y facilitar así las maniobras de despegue y aterrizaje.

Esta exclusiva pieza, que ahora lucirá en el vestíbulo de una lujosa mansión londinense, era uno de los repuestos que tenía British Airways almacenados. El museo de BA se lo vendió hace un tiempo a un anticuario por  £55.000, y ahora este lo ha revendido de nuevo embolsándose unos buenos beneficios. “Es una cosa muy, muy rara, una pieza de la historia británica. Y definitivamente conservará todo su valor” declaró el vendedor.

La primera unidad del Concorde entró en servicio comercial en 1976, estrenándose con un vuelo entre Londres y Bahrein. Una de sus rutas estrella era el enlace entre Londres y Nueva York, que llegó a cubrir en un tiempo record de 2 horas y 52 minutos. Sus vuelos fueron temporalmente suspendidos después de que uno de los aviones se estrelló en Francia en el año 2000, matando a 113 personas. Los servicios se reanudaron con varias interrupciones y problemas, hasta que sus responsables decidieron acabar con el mítico avión supersónico de pasajeros. El último vuelo comercial del Concorde se realizó finalmente el 24 de octubre de 2003.

Esta rara compra del morro del Concorde no es un caso aislado, pues a veces parece que la gente rica no sabe bien cómo gestionar tanto dinero. Nicolas Cage se gastó en 2007 más de 200.000 euros en un cráneo de dinosaurio de 67 millones de años, y otro esqueleto gigante de dino se vendió a principios de este mismo año por $450,000. Parece que los amantes de los objetos históricos son gente de lo más caprichosa. ─ [Thisislondon]

Autor: Doleo
Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor