Un hombre enterrado con su móvil sigue recibiendo mensajes de su mujer [Veredicto: ¿Descanse en paz?]

Empresas

Esta historia recuerda a uno de los relatos sutilmente macabros de Roald Dahl. El protagonista es un señor que va y se muere. Pero su persistente mujer, Marian Seltzer, no quiere que descanse en paz y entierra con él un móvil cargado hasta las trancas. Tres años después, todavía paga las facturas de ese móvil

Esta historia recuerda a uno de los relatos sutilmente macabros de Roald Dahl. El protagonista es un señor que va y se muere. Pero su persistente mujer, Marian Seltzer, no quiere que descanse en paz y entierra con él un móvil cargado hasta las trancas. Tres años después, todavía paga las facturas de ese móvil a Verizon y le deja a menudo mensajes de voz a su marido. Lo que es más, en la lápida, debajo del Descanse en paz, ha puesto el número del móvil para que cualquiera pueda dejarle recados al muerto. Cabría preguntarse si un Motorola T720 aguanta cargado tres años. O cómo es que la señora cree todavía que el móvil está cargado. O cómo es que Verizon tiene el valor de cobrar por servicios imposibles a alguien mentalmente inestable. Incluso cabría preguntarse si el tono de llamadas del móvil en cuestión suena como el Réquiem de Mozart, por ejemplo. Tantas preguntas que sólo puede responder un hombre muerto. — Rafa M. Claudín [Textually]

Autor: rmcdf
Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor