Un mausoleo automatizado japonés para visitar a los muertos incinerados

Empresas

japanese-high-tech-grave-2

El envejecimiento de la población japonesa representa un problema cuando llega el momento de enterrar a los seres queridos. Sencillamente, no hay suficiente espacio para todos y el que está disponible cueste entorno a los 14.000 euros, según Trends en Japón. Sólo a los japoneses se les podría ocurrir una solución con un toque tecnológico para resolver el problema. El sistema de parcelas familiares interactivas de Nichiryoku recupera los restos incinerados de una cripta que está bajo tierra y los muestra a los familiares en una zona privada, gracias a una llave de identificación de radiofrecuencia (RFID). Lo más curioso son los vídeos promocionales, en los cuales hasta los muertos reducidos a cenizas hablan. si alguien entiende japonés, quizá pueda desvelarnos los secretos del Más Allá. Puedes ver el vídeo después del salto.


— Rafa M. Claudín [Trends en Japón]

Autor: rmcdf