Windows para superordenadores

PCWorkspace

Microsoft quiere desarrollar una versión de Windows para informática de alto rendimiento.

Ventajas de la entrada de Microsoft en este mercado

Tradicionalmente, la informática de alto rendimiento requería máquinas muy caras, aunque están empezando a llegar cluster de baja gama. Aunque esta tendencia podría ser considerada como una oportunidad para Microsoft, que está considerada como la compañía líder en sistemas operativos, Linux se ha convertido en el software escogido para estos clusters.

Microsoft ha creado su equipo Hight Performance Computing, dirigido por Kyril Faenov, y planea una nueva versión de su sistema operativo denominado Windows Server HPC Edition.

En una reciente entrevista, Bob Muglia, vicepresidente senior de Microsoft que dirige el desarrolo de Windows Server, afirmó que la compañía está interesada en dos áreas particulares: crear cluster de informática de alto rendimiento y cosechar la potencia de procesamiento no utilizada de los PCs.

Aunque Microsoft es un recién llegado a este mercado, la compañía podría aportar varias ventajas:

-La máquinas que ejecutan Windows HPC Edition podrían fácilmente conectarse a los ordenadores de sobremesa, proporcionando potencia instantánea para, por ejemplo, análisis de cálculo de rendimiento financiero en una hoja de cálculo Excel.

-Microsoft podría crear una versión especializada de sus herramientas de programación, como ha comentado Phil Papadopoulos, director del programas sobre grids y clusters en San Diego Supercomputing Center. “Windows podría facilitar la integración de entornos de desarrollo. Ellos tienen los recursos para cubrir esta parte del puzzle”.

-Microsoft podría adaptar su software de base de datos SQL Server para que se ejecutara en sistemas de alto rendimiento. La compañía ya tiene planeada la próxima gran versión de SQL Server, cuyo nombre en clave es Yukon, prevista para el próximo año, que incluirá un mejor soporte para grandes bases de datos y que podrá ejecutarse en sistemas clusters.

-Por último, Microsoft podría construir software en su versión desktop de Windows para aprovechar la potencia de los PCs.

Un nuevo mercado para Microsoft

La entrada de Microsoft en el mercado de alto rendimiento no representa la primera vez que la compañía ha intentado atajar el progreso de Linux. Con Windows Server 2003 Microsoft lanzó una edición de servidor web de bajo precio en un momento en que Linux estaba ganando popularidad en máquinas que albergaban sites.

“El grupo Windows Server está realmente enfocado en contener a Linux”, ha comentado Rob Helm, analista de Directions. “Ellos han identificado las áreas específicas en las que Microsoft tiene una mayor tracción”.

La HPC Edition también es un ejemplo de la estrategia de Microsoft para incrementar los ingresos creando versiones de Windows a medida de segmentos de mercado específicos.

La informática de alto rendimiento es un mercado muy lucrativo, cuyas ventas se han incrementado un 14 por ciento hasta los 5.300 millones de dólares en 2003, según la firma de investigación IDC.

Por una vez, Microsoft es un recién llegado, y Linux el titular. Y para convencer a la gente de invertir tiempo y dinero en cambiar, Microsoft tendrá que ofrecer algo mucho mejor que Linux y Unix, los sistemas operativos más utilizados para la informática de alto rendimiento.

Linux, estimulado por servidores de bajo coste que utilizan procesadores de Intel y AMD, es utilizado en máquinas prestigiosas. Thunder, por ejemplo, es una máquina del Lawrence Livermore National Laboratory con 512 servidores Linux ejecutando Red Hat Enterprise Linux, y que es capaz de ejecutar más de 19 billones de cálculos por segundo.

Docenas de máquinas de la lista de los 500 súperordenadores más rápidos funcionan con Linux, incluidas cinco de las diez primeras. Sólo dos de esa larga lista son máquinas Windows.

Una de las razones por las que Windows ha sido un poco lento en entrar en este mercado es que tanto Linux como Unix han sido creados para ser administrados remotamente, una característias esencial para gestionar un cluster con docenas o cientos de ordenadores.

En Windows, “la noción de informática remota es significativamente más difícil que en Unix”, señala Papadopoulos, “porque Windows ha nacido de un ordenadores de sobremesa y está profundamente arraigado en la cultura de Microsoft que tiene que haber alguien sentado frente a la máquina para hacer el trabajo”.

Linux cuenta también con otra ventaja: es software de fuente abierta, lo que significa que cualquiera puede ver y modificar su código fuente. La mayoría de los clientes corporativos no están interesados en esta característica, no así los usuarios técnicos de la informática de alto rendimiento, que necesitan conseguir el mayor rendimiento posible.

Read also :
Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor