¿Y si Samsung le cortara el suministro al iPhone 4?

Empresas

La cruzada tabletera de Apple por la que nos quieren “salvar” a todos de que adoptemos tablets falsos profetas y nos convirtamos en herejes de su justa causa manzanesca sigue su curso.

Pero hay algo curioso, por mucho que Apple no quiera, parte de sus productos provienen justo de aquellos a los que atacan, más concretamente Samsung. ¿Que pasa cuando muerdes la mano de quien te da de comer?

Bueno, como veis en el gráfico, éste es el desglose de los componentes del iPhone 4 de 16GB con su coste y fabricante. Samsung aporta la memoria RAM, gran parte de la memoria interna y el procesador, componentes esenciales y que además suman 45,68 dólares, prácticamente el 26% del coste en componentes.

También podéis ver cosas curiosas como que la fábrica que los ensambla, Foxconn, conocida por sus duras condiciones de trabajo con respecto al mundo occidental aunque mejores que en muchos sitios de China, sólo gana 7 dólares mientras que Apple se saca 368 dólares.

Sí, me diréis que a eso hay que quitarle el trabajo de diseño de creación de software y todo lo demás, pero las distribuidoras también pagan máquinas, sueldos, innovación…

Pero bueno, beneficios aparte, gracias a esta relación de amor-odio, Apple y Samsung han aumentado espectacularmente su cuota de mercado smartphone, en un claro detrimento de Nokia.

Claro que, la situación ha escalado a un hervidero, ya que aunque Samsung es la mayor competencia de Apple, a su vez Apple es uno de sus mayores clientes y Samsung es el mayor suministrador de Apple.

Después de este lío en plan Objetivo Birmania enrevesado en que los amigos de mis amigas son mis amigos pero además son mis clientes y me demandan mientras les vendo cosas, nadie sabe muy bien que va a pasar, aunque desde hace meses corre el rumor de que Samsung se va a dividir en dos, fabricante de dispositivos por un lado y de componentes por otro.

El tiempo dirá, pero mientras si las cosas siguen así habrá que empezar a hacer acopio de tablets y smartphones antes de que el apocalipsis gadgetero comience y ninguna compañía pueda vender nada.  [The Economist]

Read also :
Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor