YouTube utiliza la Libertad de Expresión en su defensa

Empresas

Las constantes violaciones del copyright de los usuarios del portal han colocado a YouTube ante una demanda de 1.000 millones de dólares.

El portal de vídeos YouTube ha recurrido a la libertad de expresión de sus usuarios para salir al paso de las reclamaciones de grandes grupos mediáticos por violaciones del copyright, como es el caso de Viacom que acaba de presentar una demanda en la que reclama una indemnización de 1.000 millones de dólares. Frente a las reclamaciones, Google, propietario de YouTube, considera que amenazan “un medio por el que millones de personas intercambian información, noticias, entretenimiento y expresiones políticas y artísticas”.

El modelo de intercambio masivo de vídeos de YouTube, que hasta hace poco no contaba con ningún filtro para respetar los derechos de autor, le ha traído constantes dolores de cabeza. Las quejas de grandes compañías discográficas, productoras audiovisuales y de grandes medios de comunicación han llegado hasta los tribunales materializadas en demandas legales.

La última ha venido del gigante Viacom, una empresa que agrupa a Paramount Pictures, DreamWorks o MTV, que en caso de que prosperase supondría el pago por parte de YouTube de 1.000 millones de dólares (636 millones de euros) en concepto de indemnización por infringir la ley y la propiedad intelectual en más de 150.000 vídeos colgados en la web.

Con estas amenazas en la puerta, Google se ha defendido asegurando que cumple a rajatabla la ‘Digital Millenium’, la ley que protege los derechos de autor en Estados Unidos. En este sentido, la compañía puso como ejemplo la reciente instalación de un filtro de seguridad para que los contenidos de aquellos productores que quieran compartirlos en YouTube estén protegidos.

Sin embargo, los directivos de Viacom han tachado a Google y a su portal YouTube como un “terrible ejemplo” en la violación de la propiedad intelectual. Viacom ha insistido en que Google está haciendo “poco o nada” para frenar la infracción del copyright. Las pruebas que presenta la compañía norteamericana se centran en los 1.500 millones de veces que se han visto en YouTube fragmentos de programas como Bob Esponja, MTV Unplugged o South Park, de su propiedad.