Las 5 claves del nuevo IVA que afecta a las compras online

Empresas

Desde ayer, las tiendas online deben aplicar a sus productos el IVA del país del comprador. Vemos cómo afectará el cambio a los consumidores y minoristas españoles.

Ayer 1 de enero entró en vigor la reforma fiscal anunciada a bombo y platillo por el gobierno. Pero también ha comenzado a aplicarse un cambio en la normativa del IVA a nivel europeo que afecta específicamente a las compras realizadas a través de Internet o mediante apps móviles. Estas son las 5 claves del nuevo IVA, que más que probablemente supondrán un encarecimiento de los productos y servicios comercializados por vía electrónica.

1. ¿En qué consiste? Básicamente, la Directiva europea 2008/8/EC intenta trasladar el cobro del IVA por parte de los vendedores online, y su posterior abono al Estado, a los países donde reside el comprador. Hasta ahora, empresas como Amazon cobraban el IVA estipulado en Luxemburgo, sede europea de muchas multinacionales tecnológicas, que cuenta con unos tipos inferiores a la media de la Unión Europea.

2. ¿Cuánto se pagará de más? En el caso de los ebooks, el IVA luxemburgués es del 3%, y de un 15% para el software y las aplicaciones móviles. A partir de ahora, en España, donde el IVA es del 21%, quien compre un libro electrónico deberá pagar ese porcentaje de IVA, al igual que quien se descargue una app de pago. Por ejemplo, un ebook de 10 euros comprado en Amazon venía cargado con 30 céntimos de IVA, que ahora se convierten en 2,10 euros.

3. ¿Quién pagará esto? Muy probablemente, los consumidores. Los vendedores pueden optar por asumir el incremento fiscal, manteniendo el precio de venta al público. Pero esto fue algo poco habitual en el mundo offline con las anteriores subidas del IVA y, al menos en esto, el ecommerce no parece que vaya a diferenciarse mucho. Eso sí, en el caso de retailers domiciliados en España, como Casa del Libro, no tendría que haber diferencia para el comprador español, pues ya pagaban un 21% de IVA.

4. ¿Quién gana? En cierta medida, todos; al menos todos los habitantes de los países con un IVA más alto que el luxemburgués, ya que los Estados pasarán a ingresar unos impuestos que antes se quedaba Luxemburgo y, además, el paso del 3% o el 15% al 21% supone un incremento de ingresos que a países hiperendeudados como España les vendrá mejor que bien. La Comisión Europea espera que los Estados miembros recauden en 2015 unos 3.000 millones de euros adicionales.

5. ¿Cómo se aplicará? Este es el segundo punto controvertido. Además de la posible subida de precios, las compañías de ecommerce se enfrentan a la obligación de conocer el verdadero domicilio habitual de sus compradores, para aplicarles el IVA que corresponda a su país. Google Play ya está obligando a todos sus usuarios a completar los datos personales con su dirección y teléfono, pero para una empresa más pequeña el cambio puede suponer un esfuerzo difícil de asumir.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor