Cloud

6 situaciones frecuentes para sacarle el máximo partido a la nube

cloud-computing-2
0 19

Estos son los seis casos más habituales en los que una empresa puede aprovechar mejor las ventajas de la nube en cuanto a agilidad, ahorro de costes e innovación

El año que viene será el del despegue definitivo del cloud en España, cuando las empresas que aun no han adoptado soluciones en la nube acabarán rindiéndose antes las ventajas que aporta el cloud a los negocios digitales. Para ayudar a las empresas a sacar el máximo beneficio a la nube, Paradigma recopila los seis casos más habituales en los que la empresa puede aprovechar mejor las ventajas del cloud en cuanto a agilidad de desarrollo, ahorro de costes, incremento de productividad o capacidad de innovación.

1. Entornos de desarrollo y tests directamente en la nube. Empezando por cambiar la forma en la que trabajan los desarrolladores, ganas agilidad y mantienes intacto tu entorno de producción. Con esto consigues que un nuevo desarrollador monte un nuevo entorno en minutos en lugar de días y se aproveche de los servicios cloud para desarrollar de una forma más eficiente bajo servicios PaaS o bien usando plantillas de entornos más personalizadas.

2. Complementar las aplicaciones actuales con herramientas cloud. Para proyectos de Big Data o analytics, lo ideal es usar una infraestructura diferente a la de la propia aplicación, para que no afecten al funcionamiento normal de la misma. Es muy típico que estas aplicaciones se mantengan en un entorno on-premise pero que envíen datos periódicamente a un entorno cloud que los procese. Son proyectos que requieren el procesado de gran cantidad de datos y que muchas veces no tienen actividad las 24 horas, lo que las hace ideales para entornos cloud donde tengamos sistemas de backup o disaster recovery.

3. Nuevas aplicaciones. Si estás pensando en crear nuevas aplicaciones o nuevas líneas de negocio dentro de tu empresa, puede ser un buen momento para desarrollarlas desde cero directamente en la nube. De esta forma puedes apoyarte en cloud para desarrollar la aplicación, acortar el tiempo de lanzamiento, trabajar de una forma ágil e innovar sin heredar las servidumbres de tu alojamiento actual.

4. Aplicaciones híbridas. Si tu hosting actual está limitado, puedes pasar parte de tu aplicación al cloud para solucionar sus ineficiencias y mantener el resto de tu aplicación en tu hosting actual. Es muy típico en páginas de venta online que necesitan servir mucho contenido estático pero sus tasas de conversión suelen ser bajas. Puede ser también una buena opción para poder escalar en momentos puntuales o campañas de ventas especiales.

5. Migrar aplicaciones existentes. Es recomendable empezar por las aplicaciones que menos interdependencias tengan, e ir ganando experiencia para después seguri con las más críticas. Es mejor no migrar el proyecto tal cual, ya que de esa forma no se aprovechan todas las ventajas de la nube -como reutilización de componentes, autoescalado-, y plantear estas migraciones en dos fases.

6. Cloud como estándar. Si tu empresa es una startup o una compañía con experiencia en cloud el último grado de adopción sería establecer la nube como el estándar corporativo, tanto para hosting como para desarrollo. De esta forma podrías centrarte en hacer crecer tu negocio y aprovechar el cloud para trabajar de una forma más ágil, evitando además las inversiones iniciales en hosting.

Periodista y profesor, ha ejercido como redactor y editor en medios de información política y cultural. Desde 2012 trabaja en el campo de las nuevas tecnologías. Actualmente es redactor de Itespresso.

Sígame