Adaptación TI costosa

Movilidad

Las mejoras a las que tiene que enfrentarse el tejido administrativo electrónico español dejan ver las carencias y problemas que supone llegar a la Sociedad de la Información.

Los últimos informes elaborados vuelven a subrayar los matices más pesimistas de la administración electrónica en España. En el estudio, donde se engloba a 198 países, nuestro país se coloca en el puesto 77 por detrás incluso de otras naciones menos desarrolladas. Así las cosas, el resultado podría ser motivo de reflexión para todos los que se interesan por el estado evolutivo de España con respecto a las Nuevas Tecnologías.

Las mejores notas en cuanto a páginas Web gubernamentales se refiere, y en las que se incluye facilidades para internautas, enlaces con otros sitios interactivos, información de contacto y servicios online, por sólo enumerar unos pocos aspectos, las obtienen Taiwán, Singapur, Estados Unidos y Canadá. A una distancia años-luz de nuestra capacidad para adaptarnos a la nueva era cibernética.

Sin embargo, y a pesar de los fatales augurios, cabe una cierta esperanza. El mismo análisis pone de manifiesto que nuestra posición con respecto a 2003 revela ciertos avances aunque siguen siendo las asignaturas de siempre, privacidad y seguridad, las que definen el mayor fracaso de la administración electrónica española.

Esperemos que con tiempo y paciencia podamos solventar la problemática que se nos plantea y así acercarnos al resto del mundo desarrollado. Por lo menos, a una Sociedad de la Información a la que ya muchas naciones tienen al alcance de la mano.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor