Asus U6 Series Bamboo

ComponentesMovilidadPortátilesWorkspace

Un portátil de elevado diseño y comprometido con el medio ambiente.

Lo verde está de moda. El consumo responsable afecta tanto a las empresas como a los trabajadores de a pie y se está convirtiendo en una tendencia que se convierta en algo más que una manera de cubrir el cupo moral en el ámbito tecnológico. Asus tira la primera piedra y no esconde la mano con su portátil “verde”, el Asus U6 Series Bamboo.

Se trata de un equipo de elevadas prestaciones que, además, destaca por estar construido con materiales altamente reciclables. Ya desde el primer contacto comprobamos que el portátil está cubierto por madera de bambú. Y se trata de madera real, nada de capas de plástico emulando las vetas de un árbol. El efecto visual que consigue es muy agradable y al tacto, el bambú nos transmite también una sensación mucho más cálida que el clásico portátil.

La experiencia “zen” se completa con un trackpad terminado también en madera que, lejos de ser un impedimento para la precisión, funciona a la perfección. Sólo una pequeña pega: los botones, también en madera, resultan demasiado duros y habrá que acostumbrarse para no desesperarse.

Pero el Asus Bamboo no es sólo un equipo para los que ponen el diseño por encima de las especificaciones técnicas. Al modelo que pasó por nuestro laboratorio no le faltaba ni un detalle para colmar las necesidades más exigentes de cualquier usuario.

En su corazón albergaba un procesador Intel Core 2 Duo P8600 a 2,4 GHz que sumado a sus 3 Gbytes de memoria RAM y a su tarjeta gráfica dedicada NVIDA GeForce 9300M GS, convierten esta propuesta de Asus en un equipo muy versátil tanto para los que quieren hacer uso de sus opciones multimedia, como para los que quieren un portátil de trabajo que no se quede atrás en potencia.

Asus no ha querido olvidarse de dotar a su Bamboo de una conectividad excelente. Además de los tres puertos USB y el lector de tarjetas ya clásico, se le han añadido un puerto HDMI para conectar el equipo a una pantalla de TV de alta definición y una salida eSATA para ampliar la ya interesante capacidad de 320 Gbytes de su disco duro. Asímismo, el equipo, cuya pantalla de 12,1 pulgadas tiene el tamaño ideal para transportar el portátil a cualquier sitio, cuenta con una webcam que nos salvará de más de un apuro y un lector de huellas digitales que termina convirtiéndose en una atracción más que en una herramienta útil.

Eso sí, todo este paquete de funcionalidades tiene un precio realmente elevado para los estándares actuales: 1.949 euros. Esta claro que el elitismo tiene un precio. Sólo que en esta ocasión, no sólo estamos rompiendo la hucha para comprar un producto que sólo es bonito estéticamente. Una opción más que recomendable si el bolsillo permite el desembolso.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor