Un 25% de los usuarios españoles de juegos ya los disfruta a través del móvil

Empresas

Solo un 3% de los gamers pagó por descargar apps de juegos en el último año.

La Asociación Española de Distribuidores y Editores de Software de Entretenimiento (aDeSe) acaba de publicar el balance económico de la industria del videojuego en España referente a 2012. El informe es bastante relevante porque por primera vez, la asociación ha contabilizado en un estudio anual también datos referentes al mundo digital y no solo al físico. En este sentido se habrían medido los resultados del consumo online, pero solo en el cuarto trimestre del año.

Según la patronal, durante el pasado ejercicio el valor total de del mercado físico de videojuegos se situó en 822 millones de euros, un 16% menos que en 2011. De ellos, 428 millones se destinaron a software, 297 millones a hardware y 97 millones a periféricos. Estas cifras suponen una caída interanual del gasto en consolas del 20%, del 14% en juegos y del 9% en accesorios.

Los juegos para consolas siguen dominando el mercado físico con un 93%, pero sus ventas han descendido en mayor proporción que los de PC. Los títulos para PS3 han liderado el gasto, con 172 millones de euros de los 397 millones destinados al total de videojuegos para estos dispositivos. En unidades, la plataforma de Sony también sobresale.

En 2012, el 40% de los españoles ha jugado a videojuegos. La representación de los jugones sigue siendo principalmente masculina (56%), aunque la presencia femenina ha aumentado en relación del año pasado del 40 a 44%. La mayoría de gamers españoles disfrutan de sus juegos semanalmente (24%), mientras un 8% lo haría mensualmente y otro 8% de manera esporádica.

La vía preferida de los usuarios para echar una partida continúa siendo a través del PC, seguido de las consolas de sobremesa (26%). Sin embargo, los móviles han cogido mucha fuerza como soporte para juegos y ya contarían con 25% de adopción.

En cuanto a compras, los usuarios españoles optan sobre todo por el canal físico (20%). El 10% se decantaría por títulos de segunda mano, el 5% por juegos online y el 3% por apps de pago. Si se tira de media comunitaria, se descubre que los europeos prefieren más los juegos online (8%)y las aplicaciones de pago (7%) que los gamers de nuestro país.

Es interesante echar un vistazo a este componente digital que hasta ahora no estaba incluido en los estudios de aDeSe. Hay que recordar que los números analizados son del Q4.

Los juegos empaquetados siguen suponiendo el 94% en cuanto al valor del mercado, mientras las ventas online solo representan un 5% y las apps un 1%. No obstante, las cosas cambian mucho cuando se discrimina por unidades. En este caso, las aplicaciones móviles registraron el 45% del total de juegos descargados, los títulos empaquetados un 34% y los online un 21%. En horas de juego, ganan la mano los empaquetados, con el 46% del tiempo de uso. Por detrás se sitúan los juegos online (38%) y las apps (16%).

2013, otro año difícil a la espera de lanzamientos

aDeSe espera que 2013 sea un año complicado para la industria. Las empresas distribuidoras de software de entretenimiento son conscientes de que están en uno de esos valles a la espera de que el sector vuelva a florecer con el lanzamiento de las nuevas consolas, como la PS4 o la Xbox 720. No obstante, se espera que las ventas para estas plataformas, cuyo lanzamiento está previsto para el Q4, no se comiencen a notar hasta 2014.

En cualquier caso, las empresas dedicadas al sector van abrazando los nuevos modelos de comercialización, tanto en el canal físico como en el online y los videojuegos se van extendiendo poco a poco a otros entornos más allá del ocio.

La patronal ha insistido en que “hay que traer más foco de desarrollo a España”. En este sentido, según ha adelantado su presidente, Alberto González Lorca, en los próximos meses habrá una serie de anuncios e iniciativas para ayudar a hacer crecer este ecosistema y hacer cambiar la mentalidad.

Medidas ineficientes por parte del Gobierno

aDeSe sigue identificando la piratería como una de las mayores lacras para la industria. Para frenarla, la asociación tenía grandes esperanzas depositadas con la creación de la Comisión de Propiedad Intelectual, sin embargo reconocen que ha sido “bastante decepcionante”. “De todos los casos que hemos presentado, a día de hoy ningún caso ha sido aceptado”, asegura Lorca. “Instamos al Gobierno a que este organismo funcione de manera más positiva”.

La patronal también aboga por una revisión urgente para corregir esta ineficacia del marco regulador actual.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor