Bioshock 2 para PS3

Workspace

2K Games nos da una nueva oportunidad de visitar la ciudad sumergida de Rapture, más peligrosa y sorprendente, si cabe, que la primera vez.

Cuando 2K Games lanzó en 2007 Bioshock, este se convirtió, casi de inmediato, en uno de los juegos más destacados de la actual generación. De hecho, hoy día y a pesar de los años transcurridos, sigue siendo considerado uno de los mejores FPS (First Person Shooter) del mercado. Por esta razón, desde que se anunció la secuela de este título, todo el mundo aguardaba con impaciencia que saliese a la venta para comprobar si estaba a la altura de su predecesor.

Bioshock 2 nos lleva, de nuevo, a Rapture, que sigue sumida en el caos y la decadencia, pero que ahora recorremos en el papel de un Big Daddy, un enorme personaje encargado de proteger a las Little Sisters, las enigmáticas niñas que habitan en Rapture y que tan mal nos lo hicieron pasar en la primera parte.

En concreto, nuestro personaje debe atravesar toda la ciudad buscando a Eleanor, la little sister con la que tiene un vínculo especial. Esta será, como es de suponer, una tarea verdaderamente complicada, en la que tendremos que enfrentarnos a todo tipo de situaciones difíciles y que nos permitirá conocer a una buena cantidad de personajes secundarios que completan un magnífico guión.

bioshock_foto3.jpg

Un guión que, por mantenerse fiel al primer Bioshock, hace que esta segunda parte no resulte tan sorprendente e innovadora como nos hubiese gustado. Se trata de un magnífico juego, probablemente uno de los FPS más importantes de 2010, pero que no tiene la “magia” de su predecesor, a pesar de que, técnicamente sea superior.

No obstante, contiene un buen número de elementos que lo hacen totalmente recomendable: el ponernos en la piel de un Big Daddy, que ha mejorado la jugabilidad; cuatro finales distintos, según las decisiones que vayamos tomando a lo largo del juego y la posibilidad de visitar de nuevo Rapture, descubriendo una nueva perspectiva de la ciudad y un bueno número de enemigos nuevos a los que enfrentarnos.

Bioshock 2 resulta algo corto, sobre todo si avanzamos rápidamente en nuestra misión principal, sin detenernos a investigar cada nivel. Además, esta nueva entrega se ha dividido en capítulos de manera que, si pasamos al siguiente, no será posible volver atrás, lo que ha eliminado la sensación de “libertad total” del original. A pesar de todo, este juego es tan divertido como el primero y, además, incluye un modo multijugador que nos permitirá disfrutar mucho más tiempo de la ciudad sumergida de Rapture.

*Analizado por Luis Mañas

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor