Científicos británicos restauran la computadora digital más antigua del mundo

Empresas

Soy muy consciente que el ordenador que me compré hace tan solo tres años está ya más que desfasado, y que por el mismo ya no me darían ni la mitad de la mitad de lo que pagué. Es lo que tiene el tema de la informática doméstica, que avanza a pasos agigantados y a un ritmo trepidante… Así cuando estas saliendo por la puerta de la tienda con el último modelo de PC ten por seguro que por la trasera del almacén están entrando ya unidades más modernas y avanzadas. ¿Y qué sentido tiene entonces el restaurar una vieja computadora? Pues algo de interesante tiene el tema cuando la máquina sobre la que se trabaja es ahora la computadora digital más antigua del mundo.

Construida en 1951 la Harwell Dekatron, o Wolverhampton Instrument for Teaching Computation (WITCH) se ha convertido así después del proceso de restauración al que se ha sometido en la computadora digital en funcionamiento más antigua del mundo. Seguramente WITCH no tendrá la capacidad para mover el típico juego de la serpiente que movían los antiguos Nokia en blanco y negro, y quizá tu viejo reloj Casio de muñeca tenga un procesador más potente… además de que es algo más “portátil”, pues este maquinón que pesa más que un coche de tamaño grande (2,5 toneladas), pero es historia “viva” de la informática y eso ya mola más, ¿no?

Originalmente esta computadora se utilizó en el Harwell Atomic Energy Research Establishment donde realizó tareas de cálculo entre 1951 y 1957, para luego dar servio “educativo” hasta el 1973 en el  Wolverhampton and Staffordshire Technical College, donde acabó al final relegada en un almacén calculando las infinitas motas de polvo que se iban postrando sobre ella.

En un principio esta máquina se suponía que rea capaz de resolver algoritmos aproximadamente a la misma velocidad que un matemático humano utilizando una calculadora mecánica, eso sí, lo hacía sin margen de error y sin cansarse durante días y días. WITCH leía datos de tarjetas perforadas que almacenaba en una memoria volátil (con tubos de vacío) pudiendo realizar después diversos cálculos matemáticos.

La restauración de la Harwell Dekatron se ha prolongado durante más de tres años, y se exhibe ahora en el Nacional Museum of Computing en Bletchley Park (Reino Unido), junta al que fue también el primer ordenador electrónico del mundo, la Colossus Mark II. ─ [Geekosystem]

Autor: Doleo
Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor