El comercio electrónico creció un 27,5% en España en 2015

eCommerceMarketing

Alcanzó los 20.745 millones de euros el año pasado. El número de internautas compradores ha pasado de 18,6 millones en 2014 a 20,4 millones en 2015.

El comercio electrónico B2C sigue en expansión en España. En 2015 movió 20.745 millones de euros, un 27,5% más que en 2014, según los datos del Estudio sobre Comercio Electrónico B2C 2015 realizado por el Observatorio Nacional de las Telecomunicaciones y de la Sociedad de la Información (ONTSI), del Ministerio de Energía, Turismo y Agenda Digital.

Esta subida es superior a la registrada en los dos ejercicios anteriores y se debe, sobre todo, al aumento del gasto medio por comprador (1.016 euros, un 16,0% más que en 2014). En segundo lugar, también influye el porcentaje total de internautas, que en 2015 se situó en 31,7 millones de individuos, el 80,8% de la población. La tercera variable, el número de internautas compradores, también sube y representa al 64,3% del total de internautas (20,4 millones de individuos).

El perfil del comprador internauta se asemeja al de la población internauta en general y continúa la tendencia a la diversificación. Aunque predominan los compradores de 25 a 49 años y residentes en ciudades de más de 100.000 habitantes, se aprecia una cierta tendencia al envejecimiento por el incremento del peso de la población de más de 50 años y un incremento moderado de la presencia de residentes en localidades de más de 20.000 habitantes.

La compra online tiende a caracterizarse por su falta de regularidad en lo que a frecuencia se refiere. El 60,0% de los compradores declara adquirir productos sin una periodicidad fija, mientras que, en el otro extremo, el 14,0% manifiesta efectuar al menos una compra mensual y el 2,2% lo hace semanalmente.

El hogar sigue siendo el lugar preferido para realizar las compras online (92,2%), aunque las compras en movilidad continúan su tendencia ascendente y, por primera vez, se sitúan en segundo lugar (12,9%), por delante de la empresa o lugar de trabajo que pasa a ocupar la tercera posición (8,9%).

Los sitios web que venden principalmente por Internet prevalecen como principal canal de compra (62,7%) por cuarto año consecutivo, lo que consolida y reafirma el liderazgo de las webs específicas de venta online. La web del fabricante o producto se mantiene como segundo canal de compra (42,9%), mientras que la tienda que tiene establecimiento físico y venta por Internet sigue siendo el tercero (41,2%).

En cuanto a la forma de pago preferida, las tarjetas de crédito y débito continúan siendo las más usadas, por el 67,2% de las compradores. Los sistemas intermediarios de pago son utilizados por el 22,9% de los compradores. Como tercera opción aparece el pago contra-reembolso, con un 11,2% de menciones, mientras que el pago a través del teléfono móvil tiene una presencia prácticamente testimonial (0,5%).

Los productos que siguen liderando el negocio online son los billetes de transporte (43,3%), mientras que la compra de entradas a espectáculos pasa del cuarto al segundo puesto (40,4%). Les siguen la adquisición de ropa, complementos y artículos deportivos (40,0%) y las reservas de alojamiento y paquetes turísticos (39,8%).

Este año, el informe incluye un apartado específico dedicado a los millenials o Generación Y, nacidos entre 1980 y 2000. Los millenials son un segmento que compra más por Internet que la población internauta en general (72,8% frente al 64,3%). El tipo de dispositivo que utilizan para buscar información sobre productos o servicios en Internet es una seña de identidad, ya que usan mucho más el móvil que el resto de internautas compradores y también realizan más compras online en movilidad (18,2%).

Respecto al comercio móvil, el número de internautas que adquieren productos o servicios a través de dispositivos móviles supera los 5 millones, por lo que el mcommerce representa el 24,7% de los internautas compradores.

Entre los artículos comprados vía mcommerce destacan los productos físicos (68,0%) y servicios (53,6%). En cambio, la adquisición de contenidos digitales resulta bastante minoritaria (20,5%) y desciende en casi 6 puntos en relación a 2014, lo cual resulta llamativo puesto que se mantiene la ruptura de la tendencia imperante en los años anteriores.

La mayoría de los internautas que han comprado a través de dispositivos móviles encuentran adecuadas o totalmente adecuadas (44,1%) las versiones para estos terminales de los sitios web, aunque un porcentaje importante señala que la navegación es difícil, que no incluyen todas las opciones de la página web o que hay una peor visualización.

En cuanto al uso de aplicaciones móviles, el 18,2% de los compradores online que utilizan una tableta o teléfono móvil ha adquirido alguna app de pago en la Red, lo que supone una caída de casi 12 puntos respecto al año anterior. Las aplicaciones de juegos pasan a ser las preferidas (29,8%), seguidas por las de utilidades (19,6%) y las de mensajería (18,6%). El móvil es el principal destino (93,4%), mientras que el segundo es la tableta (41,7%) y el 35,1% compró apps para ambos dispositivos.

Por otra parte, sólo el 5,2% de los internautas compradores está suscrito a algún servicio de contenidos digitales, predominando la música, el vídeo y la prensa.

En cuanto a las razones para realizar compras online se sitúan en cabeza el precio (78,6%), la comodidad (69,6%) y el ahorro de tiempo (49,5%). Entre los motivos que frenan las compras, destaca la preferencia del comprador por ver el producto en la tienda (73,0%). Por su parte, un 80,9% de los compradores considera como aspecto a mejorar los gastos de envío.

Finalmente, el estudio apunta que se ha detectado un aumento de las incidencias en la compra a partir de las respuestas de los internautas compradores. Un 14,8% de ellos manifiesta haber tenido algún problema, entre los que destacan los envíos defectuosos, el retraso en la entrega y que el producto no llegó.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor