Cuando la tecnología busca su salvación en las celebrities

EmpresasStartups

Alicia Keys, Lady Gaga, Ashton Kutcher, Leonardo DiCaprio… ¿por qué sienten esa atracción las celebrities por la tecnología (y viceversa)?

Eres un actor o músico famoso. Sientes que no es suficiente. Quieres que se te conozca por algo más, por algo distinto. Ofrecer otra cara tuya al público, demostrar que eres creativo en más ámbitos, que tus intereses van más allá, que eres una persona con más talentos y capas. Una compañía de tecnología te propone un puesto. No sabes mucho sobre el tema, pero ofrecen una buena compensación económica y crees que puede ser bueno para tu imagen. Aceptas.

Gracias a procesos de este tipo (mucho más complicados, evidentemente) de vez en cuando vemos titulares de lo más sorprendentes. Es lo que hizo que Alicia Keys se convirtiera en Directora Creativa Global de Blackberry en 2013 o Lady Gaga la de Polaroid en 2010. O lo que debió pasar esta semana para que Nick Cannon, actor y músico estadounidense, fuese anunciado como nuevo jefe creativo de la arruinada RadioShack. ¿Qué saca la industria tecnológica de todo esto?

Si se tiene en cuenta el tipo de compañías que suelen recurrir a celebrities y los momentos en los que lo hacen, parece claro que se trata de una especie de movimiento a la desesperada para lograr la salvación. BlackBerry ya era casi una broma en la industria cuando contrató a Alicia Keys hace casi tres años, Polaroid luchaba por volver a tener relevancia en un mundo sin papel cuando invirtió en Lady Gaga y Lenovo estaba en plena guerra de reinvención del PC cuando fichó a Ashton Kutcher como ingeniero de producto en 2013.

Los resultados, por lo general, dejan bastante que desear, aunque culpar a la celebrity escogida sería injusto. Teniendo en cuenta que todas llegan a barcos que están ya medio hundidos, que son una especie de último recurso a la desesperada, que su contratación le diera la vuelta a la situación sería una especie de milagro. Además, a muchos de ellos ni siquiera les interesa demasiado el mundillo y se les nota. Con otros, no obstante, es distinto.

Las celebrities con pasión tecnológica

Y es que además de las celebrities fichadas sin mucho sentido por firmas tecnológicas en apuros, están las que sí sienten interés por la industria y que llevan años metidos en ella. La mayoría lo hacen en forma de inversores, con el actor Ashton Kutcher casi como cabecilla: lleva 51 inversiones en compañías como Spotify, AirBnb, Foursquare o Uber, además de ser emprendedor también y tener una firma que organiza eventos y conferencias relacionados con la tecnología y el emprendimiento.

Otra de esas caras visibles que parece creer de verdad en lo que hace y en lo que invierte es Justin Timberlake: además de invertir en múltiples startups, es conocido sobre todo su (fallido) intento por resucitar Myspace hace unos años. Menos conocido es el trabajo de Trent Reznor, líder de Nine Inch Nails, en Beats Music, ahora de Apple. Como jefe creativo, su aportación parece haber sido mayor que otras más mediáticas como la de Lady Gaga o Alicia Keys. will.i.am, de Black Eyed Peas, además de haber sido director de innovación creativa en Intel, tiene una canción sobre la nube (que tocó en un evento de Salesforce).

Entre los que lanzaron sus propias startups están gente tan diversa como Neil Young con su Pono (audio de alta definición), o Kim Kardashian, cofundadora de la web de venta de calzado ShoeDazzle.com. ¡Hasta Tom Hanks tiene su propia app, Hanx Writer!

Aunque la relación pocas veces tiene demasiado éxito, la atracción entre las celebrities y la industria de la tecnología parece ser estable y casi inevitable. Si U2 está dispuesto a regalarle un disco a todos tus usuarios de iTunes, ¿cómo decir que no? ¿quién iba a adivinar que nadie iba a estar contento?

 

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor