Diseña su propio implante para el corazón y lo convierte en un estándar más seguro

Empresas
0 0

En estos últimos años estamos viendo como mucha gente, ante un problema médico, lejos de agobiarse y dejarse llevar por lo que los doctores le dicen a pesar de lo peligroso que suene, deciden investigar y comprometerse a buscar mejores soluciones. Ya hemos visto el caso de las heridas de médula espinal, los exoesqueletos para gente en silla de ruedas y ahora toca el turno a un ingeniero que en busca de un mejor procedimiento para una complicación de su corazón ha encontrado un remedio mucho mejor para él y otras muchas personas.

Supongo que cuando te dicen que tienes el síndrome de Marfan y que para salvarte la vida tienen que introducirte una válvula mecánica y quitarte parte de tu aorta, no tiene que ser fácil de asimilar.

Pero aún así, Tal Golesworthy, un ingeniero británico al que no le entusiasmaba la idea propuesta por los médicos se dijo así mismo que tal vez el tenía una solución mejor. Utilizando sus herramientas de trabajo se dedicó a hacer un modelo de su aorta y estuvo trabajando con los médicos para desarrollar un nuevo sistema.

El síndrome de Marfan hace que la aorta se expanda y termine rompiendo, así que la solución propuesta fue una especie de funda de compresión hecha con una malla de un polímero.

Tal tardó 2 años en poner la idea a la práctica, pero gracias a ella no sólo se salvó con un procedimiento mucho más seguro, sino que 23 personas también lo han hecho y 7 más están en lista de espera.

Seguramente nada de esto habría sido posible sin internet, ya que le permitió informarse y estudiar su dolencia, al igual que coordinarse y conversar con expertos para que le ayudasen. Así que a pesar de las granjas, los vídeos absurdos y el spam, la red de redes es y será un invento genial, eso sí, siempre en las manos de mentes no absorbidas por los politonos…— Dani Burón [The Engineer]

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor