Draw to Life, los límites los pones tú

Workspace

Los chicos de THQ sorprende con el lanzamiento de un título en el que el jugador, estilus en mano, debe crear a su propio personaje para guiarlo por los diferentes niveles de juego.

Lo primero que sorprende de este juego es cómo mezcla diferentes géneros: rol en cuanto a que interactúas con tu personajes, el más puro estilo de plataformas y un puntito de aventura. El auténtico protagonista de esta aventura no es el personaje heroico o el malo de la película, sino el estilus, y por lo tanto el propio usuario, que tendrá que poner toda su creatividad en el asador.

La historia en sí habla de un pueblo pacífico, los Raposa, fueron creados hace mucho tiempo junto con el mundo, pero la ambición de uno de ellos generó la destrucción del pueblo que se quedó en sombras. De entre ese pueblo moribundo los ruegos de una niña ablandan al Creador, que decide volver a ayudar a los Raposa, y esa ayuda somos nosotros y nuestro estilus.

No sólo tendremos que dibujar a nuestro propio héroe, para lo que contamos con una plantilla, un conjunto de cuadros en forma de cruz donde colocar brazos, piernas, cabeza y tronco. Es divertido ver cómo, mientras pintamos en la pantalla táctil, los trazos cobran vida en la parte superior de la pantalla. Contamos además con algunas herramientas, como pinceles de tras grosores diferentes, además de goma de borra, herramienta de colorear, junto con una lupa que nos permite hacer zoom para aumentar el tamaño de la imagen.

Pero nuestra actividad de dibujantes no acaba con el personaje principal, que podremos ir retocando durante el juego, sino que tendremos que ir ayudándole creando submarinos, cohetes e incluso un ala delta, y cuantos elementos vaya necesitando.

La acción no sólo transcurre en el mapa que representa el pueblo de los Raposa, sino, y fundamentalmente, en las puertas que nos llevan a los diferentes mundos que le rodean. Dentro de esas puertas tendremos acceso al mapa general de la zona y diferentes fases de plataformas, que tendremos que explorar cuidadosamente. También tendremos que liberar a tras habitantes, presos en unas jaulas que tendremos que destruir y conseguir algunos elementos de bonificación que nos proporcionarán nuevas habilidades.

Respecto a los enemigos, los pobladores de las zonas oscuras varían desde los murciélagos a las paltas escupidores, y los que pueblan cada nivel. Cuidado con las sombras, capaces de cobrar vida y atacarte.

Destaca el aspecto sonoro, con melodías y composiciones que varían según la escena y zona en la que nos encontremos. La jugabilidad es, sin lugar a dudas, una de las principales bazas de Draw to Life, muy original y un control sobre el personaje fácil y sencillo.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor