El amor y la tecnología

Empresas

¿Pueden la ciencia y la tecnología buscar el amor verdadero?

No hay duda de que estamos en la era tecnológica y tampoco hay duda de que Internet ha cambiado el mundo y terminará siendo un servicio tan básico como la electricidad.

En esta era tecnológica, a través de Internet podemos mantener el contacto con personas que están a miles de kilómetros y no sólo por escrito sino a través de videoconferencia. La verdad es que esto no es nuevo y está superado. Tampoco son nuevos los chats y los portales de encuentro en los que los usuarios charlan, comentan, terminan conociéndose y creando miles de historias.

Pero lo más de lo más, sobre todo ahora que a pesar de los avances tenemos cada vez menos tiempo, es que también lo ahorremos a la hora de buscar pareja. Y como no esperamos colas en el banco porque hacemos uso de la banca online, eso de esperar en la caja del supermercado se ha quedado obsoleto y comprar los Reyes por Internet también es más cómodo que pelearnos en unos grandes almacenes por el último juguete, pues realmente, ¿por qué perder tiempo en buscar pareja si un programa lo hace por tí?

Claro que hay que preguntarse si hay que escoger un buen día para hacer el test de personalidad que te llevará a conocer a un grupo de posibles parejas. Como estés con el día malo? terminarás por decir que además de inestable no confías en nadie y te guías por la intuición, y a saber con quién te emparejan.

Claro que rápido sí que es, y barato, sobre todo ahora que los proveedores están tirando la casa por la ventana y tienes ADSL desde 20 euros mensuales. Si lo comparamos con el precio que tiene una copa o una cerveza desde la llegada del euro, buscar novio por Internet es rentable, y cómodo, que hay días que uno ni se aguanta y con no encender el ordenador está todo solucionado.

Yo, la verdad es que iba a hacer un test de personalidad, por eso de que es gratis, pero como ya estoy casada, y por ahora no te puedes divorciar por Internet (todo llegará) casi es más cómodo quedarme como estoy. Los que estén todavía libres, que hagan cuentas y que escojan un buen día para hacer un test de personalidad, no vayan a llevarse una sorpresa.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor