El día que los ingenieros aeronáuticos inventaron… ¿la gaviota?

EmpresasInnovación
0 0

La excusa del “yo no quería” no suena muy seria si eres todo un señor ingeniero.

Pero es que ponerte a diseñar una aeronave revolucionaria y terminar con un prototipo que parece un anuncio del Partido Popular… La idea era crear un avión más pequeño, ligero, eficiente en cuanto a consumo y el resultado fue un fuselaje corto, unas alas largas y estrechas, con unas curvaturas que nos recuerdan demasiado a cierto pájaro que siente predilección por los entornos costeros. Lo mejor es que el parecido no era intencionado y fue surgiendo conforme los diseñadores fueron aplicando los principios básicos de la aerodinámica. Pero el diseño ya estaba inventado por la Naturaleza. A ver si al final sí va a haber un Diseñador inteligente por ahí suelto… ¿Deseas saber más?

Resulta que la configuración de la gaviota resulta perfecta para la estabilidad en la aeronavegación no con la cola sino con las alas.

Es lo que descubrieron los profesores Joachim Huyssen, de la Universidad Northwest de Suráfrica y Geoffrey Spedding, de la Universidad del Sur de California. La configuración de las alas, que presentan tres secciones con ángulo diferenciado, resulta una novedad interesante que sitúa a este prototipo en la misma colección de diseños singulares que ha dado aeronaves tan curiosas como las que podéis ver en esta galería fotográfica.

Por otra parte el anuncio de este diseño coincide con el 75 aniversario del primer vuelo transpacífico de la Historia, llevado a cabo por el China Clipper, un hidroplano majestuoso que se presentó en su momento como “el avión más grande jamás construido en América” y que supuso una revolución en el transporte y las telecomunicaciones, al servir de enlace de personas y correo a través de un océano, el Pacífico, que se tardaba más de dos semanas en cruzar en barco.

Hace hoy 75 años una multitud de más de 25.000 personas se congregó en San Francisco para verlo partir sobrevolando un puente Golgen Gate aún inconcluso, hacia Manila, donde llegó tan solo una semana más tarde tras 4 paradas intermedias. Su primer año sirvió como avión correo y al año siguiente comenzó a transportar pasajeros que pagaban el equivalente a unos 11.000 € actuales. Han pasado 75 años y al menos ahora tenemos las low cost. ─Antonio Rentero [Live Science / SF Gate]

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor