El dilema de Facebook con Instagram: monetizar sin enfadar

CloudEmpresasMarketingPublicidadRedes Sociales

El escándalo provocado por el cambio en las condiciones de privacidad de Instagram esta semana (plan que se echó atrás tras las protestas de los usuarios) muestran el difícil camino de Facebook para monetizar sin enfadar a los usuarios.

Esta semana Facebook volvió a encontrarse cara a cara con el gran obstáculo a su monetización: los usuarios. En este caso fue por el escándalo surgido a raíz de los cambios en las condiciones de uso de Instagram que parecían apuntar a que la red social podría vender las fotos de los usuarios sin su consentimiento y sin darles ninguna compensación a cambio. Instagram rápidamente se echó atrás y dijo que todo era un malentendido y que la forma de publicidad sería, de ser, similar a los posts patrocinados de Facebook.

No obstante, el boicot a Instagram ya había empezado y muchos miraban ya hacia Facebook como el causante de todos los males en la red social de fotografía. La culpa es siempre de Facebook, que lucha algo desesperada por lograr monetizar por fin y de verdad su negocio. ¿Cuál es el gran problema? Que el modelo de negocio de Facebook consiste en explotar los datos proporcionados por sus usuarios. Y cada vez que Facebook intenta dar un paso en esta dirección, los usuarios se rebelan. ¿Hay solución?

Esta misma semana llegaba un nuevo rumor que una vez más, si algún día se llega materializar, promete escandalizar a todos los miembros de Facebook: la red social estaría planteándose introducir anuncios en vídeo, como los televisivos, en el feed de noticias. Y, como en el caso de la televisión, el usuario no tendría la oportunidad de pasar o saltarse el anuncio.

¿Hasta dónde está dispuesto a aguantar el usuario?

Cada vez que Facebook hace alguno de estos cambios, aparece la ira de los usuarios y esa amenaza: abandonarán la red social. Pero ¿realmente están dispuestos a hacerlo? ¿cuál sería la gota que colmaría el vaso? Las amenazas de abandono de Instagram parecen mucho más reales (y por eso también las novedades de esta semana fueron matizadas rápidamente), ya que las opciones alternativas a la app de fotografía son cada vez más.

Con el abandono de Facebook, en cambio, los usuarios abandonan la red social mayoritaria en la que están ya casi todos sus amigos, cuyos mensajes han sustituido a los mails y que muchas veces sirven ya para la organización de acontecimientos para el mundo físico. El tira y afloja entre Facebook y sus usuarios es inevitable: la red social irá forzando poco a poco. Pero ¿dónde está el límite de los usuarios? ¿cambiará Facebook de estrategia y modelo de negocio?

De momento Facebook continúa con sus movimientos contradictorios que ejemplifican claramente cuál es el problema: necesitan la confianza del usuario para tener sus datos, pero quieren esos datos para hacer algo que acabará con la confianza de los usuarios. ¿Logrará Facebook salir entero y monetizado de esta encrucijada?

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor