El portátil cumple 30 años

EmpresasPCWorkspace
0 0

El 3 de abril de 1981 se lanzaba al mercado el primer ordenador portátil comercial, “Osborne 1”.

1- Prestaciones

En plena expansión de los teléfonos móviles inteligentes o ‘smartphones’ y los tablets es el momento de echar la vista atrás para rendir un homenaje especial al que puede considerarse el precursor de dichos dispositivos. Treinta años atrás, en la West Computer Faire (Feria de Computación de la Costa Oeste) se mostraba por vez primera el “Osborne 1”, el primer ordenador portátil de la historia.

La empresa Osborne Corporation, encabezada por el escritor, editor de software y diseñador de ordenadores Adam Osborne, fue la encargada de desarrollar el producto, pensado específicamente para poder ser transportado a cualquier parte (hasta la fecha sólo existían ordenadores de sobremesa) .

Así, uno de los aspectos con los que se dotó al Osborne 1 fue de una gran resistencia. El PC estaba diseñado para aguantar los golpes y las inclemencias temporales y su carcasa ejercía como una especie de funda con un asa incluída. Por este motivo se creó con una pantalla CRT de tan sólo 5 pulgadas de diagonal que únicamente podía mostrar 52 caracteres por cada línea de texto, alcanzando los 128 si se desplazaba el cursor.

Pese a que se trataba de un producto compacto, que incluso era considerado como equipaje de mano por parte de las aerolíneas, el Osborne 1 no era nada liviano. No todos podían portar sus 11 kilogramos con facilidad.

El ordenador disponía de un procesador Zilog Z80 de 4 Mhz, 64 Kb de memoria RAM, dos ranuras para diskettes 5 1/4 para el almacenamiento y puertos paralelo, de serie y módem. En la época, estas prestaciones eran de las más punteras del mercado.

En cuanto a software, estaba dotado con un sistema operativo denominado CP/ M. También incluía un programa de hoja de cálculo llamado “SuperCalc”, un procesador de textos denominado “WordStar” y los lenguajes de programación CBASIC (Digital Research) y MBASIC (Microsoft).

2- El “efecto Osborne”

El ordenador Se lanzó con un precio no mucho más abultado que el que tienen actualmente los notebooks más avanzados -1.795 dólares- aunque por aquel entonces se trataba de un coste que sólo podían sufragar unos pocos afortunados.

Cuando se puso a la venta, el Osborne 1 fue todo un éxito, llegándose a vender 10.000 unidades por mes. Sin embargo, éste fue efímero, ya que al año su popularidad cayó en picado por culpa de IBM, quien había comenzado a comercializar de forma autónoma los sistemas operativos, los monitores y otros componentes de sus equipos. Antes de que esto ocurriera, ya se había comenzado a vender otra versión del gadget, con una apariencia más militar, color azul oscuro, ranuras para discos de doble densidad opcionales y más compartimentos.

Otra de las razones de su decadencia fue el anuncio de dos superordenadores por parte de Osborne (“Executive” y “Vixen”), que la firma tardó todo un año en desarrollar, haciendo que éstos decidieran esperar a los nuevos lanzamientos y no adquirir el “Osborne 1” . Ambos motivos hicieron que la compañía entrara en bancarrota en septiembre de 1983, siendo uno de los casos más sonados de fracaso empresarial en Silicon Valley.

Hoy en día, en el argot tecnológico se acuña la expresión “efecto Osborne” para hablar de las consecuencias inesperadas que tiene el anuncio prematuro de un futuro producto y su impacto a la baja en las ventas de los productos actuales.


Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor