El reloj de hormigón personifica la crisis en tu muñeca

Empresas

Parece que el diseñador Dzmitry Samal ha tenido en cuenta nuestros gizmoconsejos para salir de la crisis del ladrillo, y tras ver las tarjetas de visita de hormigón se ha animado también a ayudar a la industria de la construcción, ahora prácticamente parada, usando este material en otros productos, en este caso se trata de relojes. Eso sí, no esperéis que os salga barato, ya que son ediciones limitadas en las que cada uno ronda los 1.000 euros o más.

Dzmitry ha creado ocho diseños diferentes, bueno, en realidad son dos, uno con cuatro colores diferentes y que sale por unos dolorosos 1.240 euros, y otro también en cuatro colores, por unos 980 euros algo menos dolorosos.

Los primeros están disponibles en ediciones limitadas a 100 unidades en colores gris, rojo, azul y negro, mientras que los “baratos” están en ediciones de 150 unidades y los mismos colores.

En todos los casos, son relojes suizos de cuarzo con 6 agujas, la caja tiene el frente fabricado en hormigón, usando acero para el resto y zafiro antirreflectante para el cristal. La correa está fabricada en goma.

Personalmente creo que es la mejor manera de que constructores y demás personajillos que han reventado el país con la burbuja inmobiliaria nos restrieguen en la cara que son los únicos que pueden gastarse ese pastizal en un reloj, usando el mismo material con el que nos han choriceado a gusto.

Propongo que para que sigan cachondeándose de nosotros vayan con trajes hechos de bolsas de basura con olor a billete de 500, zapatos con suela de documentación de un ERE y maletines con forro de decretos ley de recortes. Ya puestos a ser ostentosos hagámoslo bien. [Dzmitry Samal]

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor