El arte de la siesta

Empresas

La gente de Napshell no se ha enterado que la mejor siesta se duerme repanchingado en el sofá, delante de una televisión y un documental sobre las migraciones de “ñuses” (que dirían Faemino y Cansado) en las llanuras del Serengueti, y babeando y resoplando como un búfalo sobre un buen cojín después de haberte puesto

napshell1-thumb.jpgLa gente de Napshell no se ha enterado que la mejor siesta se duerme repanchingado en el sofá, delante de una televisión y un documental sobre las migraciones de “ñuses” (que dirían Faemino y Cansado) en las llanuras del Serengueti, y babeando y resoplando como un búfalo sobre un buen cojín después de haberte puesto como el tenazas en la comida. No cabe otra manera de explicar estas “capullos (con perdón) de sueño” (slumber cocoons, los llaman). Los hay de todas formas y colores, desde camas inflables hasta vainas con formas biológicas que parecen naves espaciales. Algunas vienen con sonido Dolby Surround, para conectar ya sabéis qué, y están diseñadas para ser utilizadas en interior y exterior.

NAPSHELL – THE SIESTA IS BACK IN VOGUE [Coolhunter]

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor