España, idónea para la relocalización empresarial

Workspace

A.T. Kearney asegura que los inversores mejoran su percepción sobre la disponibilidad de personal capacitado para la gestión de sus procesos en este país.

Infraestructuras y educación

De acuerdo con el último estudio realizado por la consultora estratégica A.T. Kearney, España se sitúa como el 38º país más atractivo para la relocalización u offshoring empresarial, en una posición intermedia entre Portugal e Irlanda.

Los inversores multinacionales mejoran su percepción sobre la disponibilidad de personal capacitado para la gestión de sus procesos en España, aunque valoran negativamente la evolución de determinados factores relacionados con el entorno empresarial.

Mientras que India, China y el Sudeste Asiático continúan dominando el ranking que, anualmente, realiza A.T. Kearney, sorprende encontrar, muy bien situados, a países como Estados Unidos, Canadá, Reino Unido, Alemania, Francia o España que, a priori, pueden resultar poco atractivos por no tratarse de países de bajo coste. Esta situación se debe a que las empresas no sólo buscan ahorros financieros a la hora de planificar sus estrategias de deslocalización: cada vez más se demanda un valor añadido.

India continúa siendo el mejor destino para el offshoring por un amplio margen, a pesar de que el encarecimiento de los salarios y la aparición en escena de otros países de bajo coste han hecho que su puntuación disminuya.

Por otra parte, las mejoras en infraestructuras y en la educación han permitido que China haya aumentado su atractivo como destino para la relocalización.

Una de las grandes subidas de este año la encontramos en el caso de Tailandia que, del puesto 13º que ocupaba el pasado año, ha escalado hasta el 6º.

En el caso de Europa, el atractivo sigue estando, principalmente, en los países de Este: además de los habituales, países como Bulgaria, Eslovaquia o Rumanía aparecen, por primera vez, reflejados en este índice.

Oriente Medio y África se presentan como los nuevos destinos para el offshoring: principalmente Egipto, Jordania, Emiratos Árabes Unidos y Ghana.

Los países desarrollados

“En años anteriores, recibimos muchas preguntas sobre el lugar o la posición que ocuparían ciertas ciudades “de bajo coste” de Estados Unidos o de Europa Occidental si estuvieran incluidas en el índice”, explica Simon Bell, director del Global Business Policy Council de A.T. Kearney. “Por esa razón, este año hemos recopilado los datos suficientes para que ciertos países, teniendo en cuenta localizaciones muy concretas, también aparecieran reflejados en el estudio que realizamos”.

A pesar de sus altos costes, EEUU (en el puesto 11º) resulta atractivo por la preparación de sus trabajadores, sus sólidas infraestructuras y por su estabilidad empresarial. Las regiones de Reino Unido (representadas por Belfast) no se presentan tan idóneas como pueden resultar otros mercados (se sitúa en 28º lugar del ranking); sin embargo siguen siendo lugares que generan una gran confianza empresarial. Los casos de Alemania y Francia (situados en los puestos 31º y 35º, respectivamente) vienen marcados por la capacidad de sus trabajadores y por la calidad de sus infraestructuras.

“El hecho de que en el ranking aparezcan los países más desarrollados no sorprende si se tiene en cuenta que son mercados maduros, que cuentan con una mano de obra muy preparada, con mucha experiencia, y con unas infraestructuras y una estabilidad empresarial envidiables”, señala Paul Laudicina, Director General del Global Business Policy Council de A.T.~Kearney.

India, China y el Sudeste Asiático

Al igual que el pasado año, India continúa liderando el índice por un amplio margen. La diferencia de puntuación entre India y el país situado en segundo lugar, China, es tan amplia como la diferencia que existe entre los siguientes nueve países juntos. Sin embargo, India ha perdido puntuación respecto a la obtenida en 2004 debido a una ligera pérdida de atractivo financiero como resultado del incremento de los salarios, así como a la irrupción de otros países de bajo coste en el panorama internacional, como Ghana y Vietnam.

China no sólo ha conseguido conservar el segundo puesto que ocupaba en 2004, sino que ha acortado distancias con India gracias a mejoras en la calidad de sus infraestructuras y en la formación de su población. Por ejemplo, el número de centros de desarrollo de TI que poseen certificaciones de calidad ha aumentado desde los 108 en 2004 hasta los 277 en 2005. Además, para un buen número de multinacionales occidentales y asiáticas, China se presenta como la mejor opción para expandirse en el mercado asiático: es la localización más lógica para dar soporte en materia de TI, logística y call centers a las empresas situadas en este país, pero también, por su bajo coste, lo es para dar servicio a otros mercados de la zona como pueden ser Japón, Corea, Taiwán, Hong Kong y Singapur.

Como región, el Sudeste Asiático es el gran ganador en el índice de este año. Malasia y Singapur han conseguido mantener su tercera y quinta posición respectivamente; Filipinas ha subido dos puestos hasta situarse en la 4ª posición; Tailandia se ha situado en 6º lugar, tras el 13º puesto que ocupaba el pasado año,?

En Malasia y Singapur, las políticas de promoción gubernamentales continúan resultando muy positivas. A pesar de sus elevados salarios, Singapur ha sabido posicionarse como una localización que ofrece gran seguridad para el offshoring de procesos sensibles, principalmente los relacionados con la continuidad del negocio, la protección de la propiedad industrial y la salvaguarda de la confidencialidad de los datos de carácter personal. En el caso de Malasia, su éxito se ha debido a su continua inversión en infraestructuras de gran calidad, a los incentivos que ha dispuesto para las empresas que deciden instalarse en este país y a las políticas de fomento del empleo, así como su preocupación por fomentar el dominio del ingles y de otras habilidades técnicas entre su población.

Filipinas, a pesar de la continua inestabilidad política y las deficiencias que presenta en infraestructuras, sigue beneficiándose del interés global que despierta y del dominio del inglés, como idioma, entre sus trabajadores.

Por otra parte, Tailandia ha experimentado la mayor escalada de posiciones en el Índice, debido a las mejoras que ha llevado a cabo en materia de educación, infraestructuras y estabilidad empresarial. A pesar de sus debilidades lingüísticas (principalmente en inglés), tiene el potencial suficiente como para erigirse en la gran competidora de Filipinas.

En el puesto 13º, nos encontramos con el tercer país mejor clasificado entre aquellos que aparecen por primera vez en el Índice: Indonesia. Sus competitivos salarios, los bajos costes de alquiler y de energía, sus reducidos impuestos y su abundancia de mano de obra son la clave de su éxito. Sin embargo, sus debilidades en materia de estabilidad empresarial, calidad de educación y dominio de idiomas siguen siendo un inconveniente.

Finalmente, y aunque Vietnam no se encuentra en una posición tan alta como otros países del Sudeste Asiático, sigue atrayendo la atención de las firmas estadounidenses como emplazamiento para el desarrollo de TI, así como de aquellas que buscan una alternativa a China en Asia.

El Centro y Este de Europa

A pesar de que las localizaciones europeas más habituales para el offshoring -principalmente República Checa, Hungría y Polonia- han cedido posiciones respecto a índices anteriores, en esta región han emergido con fuerza nuevos países que ofrecen un gran atractivo para la relocalización empresarial.

A pesar de sus continuos esfuerzos en materia de educación, infraestructuras y estabilidad empresarial, República Checa ha descendido tres posiciones (del 4º al 7º puesto) debido a la competencia tailandesa y filipina, así como al incremento de los salarios y de otro tipo de costes. En los casos de Polonia, Hungría y Rusia (que han caído del 10º puesto al 11º, del 18º al 19º y del 21º al 27º, respectivamente), las causas son similares.

Pero al mismo tiempo, tres países de la zona aparecen por primera vez en el índice: Bulgaria, Eslovaquia y Rumanía. Ello se debe a que, a medida de que los salarios de los países más desarrollados de Centroeuropa se acercan a los de la Unión Europea, las compañías comienzan a buscar otras localizaciones que les ofrezcan mano de obra altamente cualificada a bajo coste.

Latinoamérica

Algo parecido a lo que ocurre en el Centro y Este de Europa lo encontramos en el caso de Latinoamérica. A pesar de que Chile ha subido una posición en el ranking, Brasil, México, Costa Rica y Argentina han sufrido caídas importantes debido a la competencia ejercida por otros países.

Brasil mantiene una puntuación bastante alta en formación y en certificaciones de calidad; sin embargo, su atractivo financiero ha disminuido por la aparición de nuevos países con costes inferiores y porque las leyes laborales existentes siguen debilitando su atractivo empresarial.

México, Costa Rica y Argentina deben su caída, principalmente, a la entrada en el Índice de nuevos países de Europa del Este y de Oriente Medio.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor