Se descubre una estafa en torno a Google Glass

CortafuegosEmpresasSeguridadWorkspace
Google Glass

El interés que han despertado las gafas de realidad aumentada de Google ha puesto en marcha a los estafadores online.

Es desde Sophos, la empresa de seguridad británica, desde donde advierten del descubrimiento de una estafa que se están aprovechando del interés que están generando Google Glass.

Graham Cluley, uno de los expertos de seguridad de la compañía británica, ha escrito un post en el que explica que hay páginas web que están imitando la publicidad de Google con la intención de engañar a los usuarios para que paguen por lo que ellos creen que es una reserva de las gafas de Google.

Cluley descubrió la operación después de repasar los comentarios a un artículo escrito en el blog de la compañía, Naked Security, donde se advertía de los problemas de privacidad de la plataforma de Google. Entre los comentarios detectó un spam escrito en chino que llevó al investigador a un sitio falso que aseguraba vender el artículo.

“Optamos por no aprobar el comentarios, pero cuando visitamos el enlace fuimos llevados a una página web de apariencia profesional que ensalzaba las virtudes del producto”, escribe Cluley en el post.

Además de imitar el site de Google Glass, la página ponía a la venta un hardware ‘cliente’ para la plataforma Google Glase por 500 dólares. En realidad, el único hardware oficial de Glass, hecho por Google, se está ofreciendo a los desarrolladores y beta testers por 1.500 dólares. El producto no estará disponible de forma generalizada hasta finales de este año.

Todo aquello que que se convierte en ‘trending topic’ y despierta el interés de los usuarios se convierte automáticamente en un objetivo a tener en cuenta por los desarrolladores de malware y estafadores online. “A medida que los mensajes en torno a Google Glass continúen creciendo, es inevitable que aparezcan más y más estafas”, escribe Graham Cluley.

Google Glass, ¿una amenaza para la privacidad?

En el post donde se dejó el comentario que despertó el recelo del investigador de Sophos, se hablaba de la amenaza para la privacidad que las gafas de realidad aumentada de Google suponen para la población. La extrema facilidad con la que este dispositivo puede hacer fotos o vídeos con un simple comando de voz no ha pasado desapercibido para muchos, que temen convertirse en objetivos sin ni siquiera darse cuenta.

Por el momento ya hay un bar, The 5 Point, situado en Seattle, que ha prohibido el suo de Gllagle Glass dentro del establecimiento con el fin de proteger la privacidad e intimidad de sus clientes, convirtiéndose en una “No Google Glass zone”.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor