EXP 9F: Bentley también quiere vendernos un SUV

EmpresasInnovación

El mundo de las cuatro ruedas tiene un referente indudable en cuanto al lujo alojado en un vehículo que no sea estrictamente una berlina y tampoco un deportivo: el Range Rover. Aparentemente un todoterreno aunque da pena meterlo en un barrizal. Hay otras marcas que en los últimos años han mantenido presencia en ese segmento (Mercedes ML, BMW X5, Audi Q7, Cadillac Escalade, Porsche Cayenne, Volkswagen Tuareg…) pero siempre parecían quedar un escalón por debajo del modelo de referencia. Ahora Bentley, históricamente ligado a la exquisitez sobre ruedas, se atreve con el segmento SUV (sport utility vehicle) gracias a su proyecto EXP 9F.

Bentley se plantea aumentar su lujosa familia con un todocamino.

Además de la ultralujosa berlina Mulsanne, bajo las alas de Bentley se encuentra la gama Continental, que incluye la berlina Flying Spur, el coupé GT y el descapotable GTC, estos tres últimos con la misma base sobre la que se articulan las diferentes opciones de carrocería.

Se trataría de completar la oferta de vehículos de gran lujo con un modelo que por potencia probablemente sería capaz de plantar cara a situaciones de cierta complicación fuera del asfalto pero cuyos propietarios probablemente no lleguen a ensuciarlo más que para vadear algún charco en la finca, sortear una pista forestal de camino a la montería o pasar sobre un pequeño tramo de hierba para acomodar el vehículo en un picnic.

Con un motor de 12 cilindros en configuración W y una cilindrada de 6.000 c.c. parece que subir una empinada cuesta, vadear un riachuelo poco profundo, salir de un barrizal o acercar a los pasajeros a la orilla de la playa no debería constituir un grave contratiempo.

Pero es que además el interior mantiene el nivel de lujo de la marca gracias al refinado diseño y al empleo de los más delicados y exquisitos materiales confeccionados a mano de forma artesanal. Madera, piel y metal que configuran un habitáculo extraordinario.

La parte trasera viene especialmente preparada para ofrecer todas las comodidades a los pasajeros (preferentemente dos, un tercero situado en medio no viajaría tan a gusto) incluyendo reposapiés regulables eléctricamente y acceso a Internet con teclado inalámbrico así como una pantalla en la que disfrutar de contenidos multimedia.

El amplio maletero puede guardar, además del equipaje, un lujoso conjunto de picnic con una completa cubertería, vajilla y accesorios alojados en unas maletas específicas para llevar a un concepto superior la idea de “merendola campestre”. El caviar beluga y el champán ya toca ponerlos a cada uno.

El techo cuenta con un doble cristal panorámico que permite gozar de amplia iluminación a todo el habitáculo. Ahora sólo queda esperar a que este avanzado concepto tome forma y termine rodando por las carreteras. ─[Bentley Motors]

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor