Exprime al máximo tu tele de alta definición

Empresas
0 0

Muy bien, el mal ya está hecho.

Te has comprado una tele de alta definición, ya la has colocado en el salón, tienes los cables apropiados en las conexiones indicadas… pero aún le falta algo para que se vea como te imaginabas. ¿La has calibrado correctamente? ¿No? Bueno, no te preocupes que para eso está Gimozodo, hombre. Te vamos a dar unos pocos consejos para sacar todo el partido posible a tu flamante tele HD. ¿Deseas saber más?

Empecemos por un calentamiento previo. Seguro que lo has hecho antes.

Tu tele también se merece ciertas atenciones, y empezaremos por encenderla y darle su tiempo para que esté a punto. Digamos una media hora o así. Mientras preocúpate de obtener una iluminación correcta de tu salón (o el emplazamiento de la tele en cuestión) que coincida con la que vas a disfrutar habitualmente mientras disfrutas de la tele.

Ahora conecta tu Blu-Ray y no seas rata, gástate unos euros en un disco de calibración que te vaya guiando con los ajustes de la pantalla. Siguiendo sus consejos, y si haces caso de lo que te dicen los chicos de Sound + Vision podrás conseguirlo en poco tiempo.

Empezaremos con los ajustes de gris y de color, después elegiremos el modo adecuado de reproducción (movie, cinema, THX…) y la temperatura de color así como desactivar las opciones automáticas de visionado. Es el momento de graduar el brillo para optimizarlo, teniendo también en cuenta la iluminación ambiente de la habitación donde estemos.

Llegados a este punto, si nuestro televisor disponde de corrección gamma deberíamos actuar ahora para encontrar el que nos satisfaga. Se recomienda hacerlo visionando una película que ofrezca un alto contraste como puede ser “The Dark Knight”.

Lo más importante es realizar un óptimo calibrado del brillo y el contraste, en este punto debemos ser cuidadosos y se nos ofrecen “cartas de ajuste” para alcanzar nuestro objetivo.

A continuación viene el color y la saturación del mismo, algo a tener muy en cuenta para no tener incómodas aberraciones cromáticas cuando en pantalla aparezcan colores extremos. Y terminaremos con la nitidez, donde hay que mantener un delicado equilibrio entre el detalle y la naturalidad.

La “pega” final es que cuando tengas tu televisor perfectamente calibrado te darás cuenta que para determinados contenidos necesitarás otra calibración diferente. Esto es porque no es lo mismo ver un partido de fútbol, una película de acción, un drama de ritmo tranquilo o jugar con la consola. Y tampoco es lo mismo ver una peli de ciencia-ficción espacial con fondos oscuros y brillantes explosiones que un western con paisajes polvorientos y cielos despejados. ¿La solución? Si eres auténticamente exigente deberás realizar diversos ajustes y memorizarlos si tu televisor te permite personalizarlos y así la próxima vez que enciendas tu flamante televisor en alta definición disfrutarás de verdad. ─Antonio Rentero [Sound + Vision]

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor