Finalmente Ecuador concede asilo político a Julian Assange

Empresas

Tras unas semanas de impasse en los últimos días la cuestión de la solicitud de asilo político a Ecuador por parte del fundador de Wikileaks se había convertido en un cruce de confirmaciones y desmentidos. Desde el entorno de Assange, desde la presidencia de gobierno del país equinoccial, desde instancias judiciales británicas (Assange se encuentra refugiado en la embajada ecuatoriana en Londres)… aquí cada uno decía una cosa y al día siguiente la contraria, pero finalmente parece que se confirma: Assange recibirá asilo dipolmático en Ecuador. Lo ha confirmado oficialmente el Ministro de Asuntos Exteriores Ricardo Patiño.

Dos meses han pasado desde que Assange llegó a la embajada londinense de Ecuador hasta que este país ha hecho pública su decisión de acoger al fundador de la página web que ha hecho temblar a los poderosos del mundo exponiendo a la luz pública sus vergüenzas más ignominiosas.

La figura empleada por Ecuador, el asilo diplomático, no coincide exactamente en características y beneficios con la fórmula internacional habitual del asilo político. En concreto obliga a la concesión de un salvoconducto para que el beneficiario acogido en una legación diplomática pueda abandonar el país (Reino Unido, en este caso) para llegar al que le acoge.

Voces como la del exjuez Garzón han expresado la obligación que tiene Reino Unido de conceder dicho salvoconducto.

La cuestión de fondo es la opinión que tienen en el Gobierno de Ecuador de que Assange en caso de permanecer en Reino Unido terminaría siendo extraditado a Estados Unidos de América donde (siempre según el gobierno de Correa) no recibiría un juicio justo, pudiendo ser juzgado por tribunales especiales o militares donde no se garantizaría un final justo a este contencioso.

Por su parte Suecia, país que reclama a Reino Unido la entrega de Assange para juzgarle por unos delitos de agresión sexual, ha llamado a consultas al embajador ecuatoriano en Estocolmo. Para terminar de liarla, y pudiendo crear potencialmente un conflicto bastante serio, el gobierno de Reino Unido recuerda la existencia de una Ley que permitiría revocar el estatus diplomático de una embajada (considerada bajo la legislación internacional como territorio soberano del país titular de la misma, y por tanto invioble) lo que permitiría acceder a dicha sede por parte de las fuerzas de seguridad británicas.

Mientras tanto se han producido manifestaciones de apoyo a Wikkileaks y Assange frente a la embajada ecuatoriana que están siendo atajadas por parte de la policía londinense. ─[NBC]

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor