Google trabaja en unas píldoras y un wearable para detectar el cáncer

Empresas

El responsable del proyecto, Andrew Conrad, espera que esta innovación pueda estar en manos de todos los médicos durante la próxima década.

La salud parece la próxima frontera que quiere traspasar Google. En septiembre del año pasado anunciaron la creación de una venture llamada Calico, presidida por el ex de Genentech y Apple, Art Levinson y dirigida a desafiar al envejecimiento y las enfermedades asociadas a él. En junio se ha conocido que los de Mountain View están preparando un servicio de salud denominado Google Fit, que dará la posibilidad a los consumidores realizar un seguimiento de datos relativos a la salud a través de dispositivos de fitness y apps.

En los últimos meses, la empresa creada por Larry Page y Sergey Brin ha desarrollado una lente de contacto inteligente para diabéticos que detecta los niveles de glucosa y utensilios que ayudan a los enfermos de Parkinson a  manejar los temblores en las manos. Pero Google quiere ir más allá. Quiere ayudar a la gente a prevenir el cáncer y actuar lo antes posible si tiene un tumor.

La firma de la gran G ha anunciado durante la conferencia Wall Street Journal Digital que su departamento de proyecto secretos Google X ha estado trabajando en un dispositivo wearable que estaría vinculado con la nanotecnología para detectar enfermedades en el cuerpo humano.

Andrew Conrad, máximo responsable de Google en Ciencias de la salud y de la vida, explica en qué consiste su innovación. Su plan, según se hace eco TechCrunch, es probar si pequeñas partículas magnetizadas con anticuerpos pueden detectar enfermedades en sus etapas iniciales. Estas nanopartículas estarían programadas para propagarse por todo el organismo a través de una pequeña píldora y aferrarse a las células consideradas anormales. Es entonces cuanto entraría en juego el wearable, que se pondría en contacto con las nanopartículas para que le “informen” de lo que ocurre y saber si la persona que ingirió la pastilla tiene cáncer u otras enfermedades.

“Pensar en ello como un coche de autoconducción mini. Podemos hacer que aparque donde queremos que lo haga”, comenta Conrad, haciendo una clara mención a los coches autónomos de Google, otra iniciativa salida de Google X.

Si la tecnología de Google sale adelante, esta innovación podría ayudar a que las células cancerosas aparecieran en resonancias magnéticas mucho antes de lo que hasta la fecha era posible. De hecho, no sería necesario acudir al médico y hacerse análisis de orina y sangre para detectar un tumor. Cualquiera, tragándose una de estas pastillas, podría seguir una enfermedad día a día. Además, los datos se podrían cargar en la nube y enviarse a nuestro médico.

Por el momento el proyecto se encuentra en sus primeras fases, pero Conrad es optimista y tiene la esperanza de que esté en manos de todos los médicos en la próxima década. Actualmente hay un centenar de personas dentro de Google con experiencia en astrofísica, química e ingeniería eléctrica trabajando codo a codo en este proyecto de nanopartículas.

El cáncer también interesa al brazo de capital riesgo de la compañía, Google Ventures. En mayo lideró una ronda de financiación por valor de 130 millones de dólares a Flatiron Health, una startup con dos años de edad que combina la esalud, la analítica en tiempo real y el Big Data, monitorizando datos oncológicos y proporcionando estadísticas detalladas para hospitales y centros de investigación.

nanoparticulas-google

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor