“Guillermito” pierde la apelación en el juicio con Tegam

SeguridadVirus

El investigador francés perdió finalmente la apelación y se encuentra obligado a pagar 15.000 euros.

Mediante una campaña de donaciones a través de PayPal ya se ha recaudado la mitad de la multa y se espera superar la cifra a corto plazo. El remanente será destinado a caridad.

Como nuestros lectores recordarán, Guillaume T. es un investigador francés en biología molecular que desarrolla su trabajo en el departamento de Genética de la Universidad de Harvard y en el Hospital General de Massachusetts. El seudónimo de “Guillermito” que utiliza responde simplemente a un guiño a sus raíces, ya que sus abuelos eran españoles y migraron a Francia antes del comienzo de la Guerra Civil. Como parte de sus aficiones, Guillaume publicaba en su página web personal algunos análisis sobre vulnerabilidades que detectaba en diversas soluciones de seguridad.

Desde el 2003 Guillaume se ha visto envuelto en un juicio por una de sus publicaciones. El origen de la acusación se encuentra en un análisis que publicó en su sitio web personal en marzo de 2002, en el cual documentaba varias vulnerabilidades en Viguard, software antivirus de Tegam International que anunciaba como cien por cien seguro contra virus conocidos y desconocidos. En el artículo publicado, Guillaume analizaba algunos posibles ataques contra Viguard, demostrando que no ofrecía la protección que anunciaba, con varios ejemplos prácticos basados en virus conocidos y otras pruebas de concepto diseñadas para la ocasión.

En un principio Tegam Internacional emprendió una agresiva campaña de marketing, con anuncios en publicaciones donde literalmente llamaba “terrorista informático” a “Guillermito”. Acusación que cobraba una especial relevancia si tenemos en cuenta que apenas habían transcurridos unos meses desde el 11 de septiembre. Posteriormente emprendería acciones judiciales contra Guillaume T. por presunta “falsificación de programas informáticos y ocultación de estos delitos”, escudándose para ello en varios artículos del código de la propiedad intelectual y el código penal.

Tras no pocas vicisitudes, el 7 de junio de 2005 la justicia francesa condenó a Guillaume al pago de 14.300 euros. En realidad la cantidad es mínima en comparación con la petición de la acusación, 900.000 euros, que consideraban era sólo el diez por ciento de los daños reales que habían sufrido. Guillaume ironizaba con el hecho de que supuestamente habría hecho perder nueve millones de euros a una empresa cuyo volumen de negocio en 2003 era de 1.4 millones de euros.

El pasado 21 de febrero, tras apelación, la justicia francesa mantenía su fallo, por lo que Guillaume deberá hacer frente a la multa inicial más los intereses.

Un abatido Guillaume T. comentaba “no se tiene derecho en Francia a demostrar técnicamente que un programa informático presenta vulnerabilidades de seguridad o que su publicidad es falsa. Duerman tranquilos, ciudadanos, todos sus programas informáticos son perfectos”.

Sin embargo en los últimos días Guillaume T. ha pasado de la decepción inicial a un estado de euforia y orgullo tras comprobar la solidaridad de la comunidad. A los continuos mensajes de apoyo se han sumado las donaciones para ayudarle a comprar “un antivirus nuevo” (en Francia está prohibido solicitar dinero para pagar una multa).

Aquellos que quieran participar en la compra de su “nuevo antivirus” pueden hacerlo a través de la página web personal de “Guillermito” en http://www.guillermito2.net/index-tmp.html.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor