Hacienda, a por las empresas digitales

Empresas

La Agencia Tributaria potenciará la inspección de la economía digital este año, investigando a empresas y particulares que ofrezcan servicios en Internet.

Parece que la Agencia Tributaria (AEAT) se va a poner manos a la obra en la tarea de perseguir el fraude fiscal en la llamada “economía digital”. Para ello, fijará patrones de riesgo fiscal en las actividades económicas realizadas exclusivamente a través de Internet, según avanza el Plan de Control Tributario 2014, publicado hoy en el Boletín Oficial del Estado.

A diferencia de la Comisión Europea, el Ministerio de Hacienda no se centrará específicamente en la elusión fiscal de las grandes compañías de Internet, sino que efectuará actuaciones de control sobre todas las personas físicas o entidades titulares de páginas web receptoras de publicidad, para asegurarse de que tributan adecuadamente por  estos ingresos. De este modo, buscará los datos de visitas para contrastarlos con las facturaciones que declaran las empresas.

La AEAT priorizará la captación y explotación de información disponible en Internet que permita descubrir actividades ocultas. Para ello, vigilará páginas de anuncios, portales y redes sociales para detectar a los profesionales que ofrecen sus servicios y no los declaran a Hacienda, según Vozpopuli. Asimismo, realizará operaciones de inspección sobre los fabricantes de productos o prestadores de servicios que comercialicen bienes o servicios por la Red.

Hacienda sostiene que el uso de la tecnología ha modificado la forma de relación entre comprador y vendedor. Por ello, también deben cambiarse las actuaciones de la Agecnia Tributaria, que tiene que hacer frente a “nuevas formas de fraude”. Para la Administración, la deslocalización que propicia Internet facilita la existencia de actividades sumergidas, además del uso de negocios en apariencia extranjeros pero que en realidad pertenecen a empresas españolas que intentan eludir sus obligaciones fiscales.

Junto a estas actuaciones, también se fiscalizará la “planificación fiscal agresiva”, poniendo el foco en los contribuyentes con residencia fiscal en España que se sirven de entidades o estructuras híbridas para eludir el pago de impuestos.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor