Hormigas de fuego: se “comen” la tecnología, meriendan cables enchufados a la red y resisten las microondas [Veredicto: al menos mueren a pisotones]

Empresas

Absolutamente temibles y casi con apariencia de haber salido de la mente de algún guionista de peli de terror de Hollywood, así son las hormigas de fuego, también conocidas como hormigas rojas y hormigas bravas. Su picadura, muy dolorosa, inocula una pequeña cantidad del veneno que segregan y que si bien no es mortal salvo casos de reacciones alérgicas sí que puede convertirse en algo más que una molestia. Pero el problema no está en que te piquen a ti sino que la hormiga de fuego ha demostrado ser una voraz consumidora de tecnología.  La hormiga de fuego literalmente se come los componentes de ordenadores, semáforos, televisores… es capaz de comerse cables conectados a la corriente sin electrocutarse e incluso puede sobrevivir en el interior de un microondas en funcionamiento.  A continuación te ofrecemos un vídeo de la BBC con las sorprendentes habilidades de este insecto.

Menos mal que no tienen el tamaño de un perro chico. Porque con esa capacidad devoradora y esa resistencia ríete tú de los Aliens o de los Bichos de “Tropas del espacio”.

Aunque como el resto de sus congéneres las hormigas de fuego comen de todo resulta particularmente curiosa su afición a invadir el interior de aparatos electrónicos devorando sus componentes sin recibir daño alguno por las elevadas temperaturas o por las corrientes eléctricas. Es por ello que algunos las denominan devoradoras de tecnología.

Pero no en el sentido que identificas con tu comportamiento de los sábados por la tarde en el centro comercial cuando sales cargado de películas, videojuegos, tarjetas de memoria y accesorios para el móvil y el ordenador. Como en “Cuando ruge la marabunta” pero con chismes que se enchufan, una horda de estos insectos puede apoderarse del interior de cualquier electrodoméstico, no sufrir daño alguno pero incluso ser capaces de causar ellos un mal funcionamiento al deteriorar algún circuito o conexión. De pronto el tostador deja de funcionar y ellas tan felices, sin siquiera un rampazo de castigo divino

En cuanto al microondas, la cosa tiene aún más miga (chiste malo, lo sé). En el vídeo podemos ver cómo el microondas funciona normalmente, calienta la comida, funde el queso de la pizza… y ellas tan frescas. Bueno, tan frescas igual no, pero tan tranquilas, tú ya me entiendes. Al parecer el secreto de su resistencia en tan inhóspito hábitat se debe a que las antenas de las hormigas rojas son capaces de detectar la dirección de las microondas y pueden esquivarlas.

Quién sabe si en unas generaciones pueden llegar a ser capaces de acceder al WiFi y petarte la conexión inalámbrica a Internet. Y eso SÍ va a empezar a ser preocupante. ─[BBC Earth]

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor