Intel y Qualcomm podrían invertir en Sharp

Empresas
Sharp

Los fabricantes de procesadores Intel y Qualcomm estudian la inversión conjunta de 30.000 millones de yenes, unos 380 millones de dólares, en Sharp.

Los detalles de las conversaciones entre Intel, Qualcomm y Sharp no son muy conocidas, pero Sharp, cuyas pantallas se utilizan en los iPads y iPhones de Apples, confía en que lo paneles de menor tamaño saquen a la compañía del atolladero y que la próxima generación de portátiles le revitalice.

Intel es la compañía que ha acuñado el concepto ultrabook, portátiles de poco peso, muy ligeros y muchas veces con pantallas táctiles. El fabricante de procesadores se ha mostrado  muy interesado en las pantallas IGZO de Sharp, que se caracterizan por consumir poca energía, como el elemento que podría llevar al cambio desde los PCs a los smartphones y tabletas.

En su tarea de promocionar los ultrabooks, Intel firmó acuerdos a primeros de este año con varios fabricantes de paneles con el fin de asegurarse de un adecuado suministro para la producción de este tipo de ordenadores con pantalla táctil y Windows 8.

Una de las fuentes a las que ha tenido acceso Reuters y que ha pedido no ser identificada, ha dicho que Sharp podría llegar a algún acuerdo con Qualcomm a finales de este mismo mes, pero que las conversaciones con Intel son menos concretas.

Tras publicarse la noticia las acciones de Sharp han subido un 11%, aunque los expertos financieros han dicho que la potencial inversión no va a solucionar los problemas financieros básicos de Sharp, con un negocio de televisores en retirada, la fuerte competencia y una deuda de 13.800 millones de dólares. Aunque Sharp mantiene varias conversaciones para recortar deuda e inventarios, no ha ofrecido detalles sobre cómo planean generar efectivo y afianzar su capital.

Sharp, el principal fabricante de pantallas LCD ha estado manteniendo conversaciones con la taiwanesa Hon Hai Precision Industry Co Ltd, el principal accionista de la empresa, pero también ha estado buscando nuevas alianzas.

Con sede en Osaka, Japón, Sharp ha perdido tres cuartas partes de su valor en 2012 y casi ha duplicado sus previsiones de pérdidas, con 450.000 millones de yenes, o 5.700 millones de dólares, a primeros de este mes después de aceptar un cargo de 1.100 millones de dólares por costes de restructuración.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor