iTypewriter, la máquina de escribir con el iPad, para mecanógrafos nostálgicos

Empresas

Seamos sinceros, esto es el típico invento para hacer la gracia comentándolo en las noticias tecnológicas (razón más que suficiente para que nos ocupemos de ello aquí en Itespresso) pero cuando lo abordamos desde un punto de vista de cierta seriedad comienzan a salir los defectos a esta especie de vetusta máquina de escribir que permite colocar en lugar del habitual papel un iPad. La parte épica del invento viene cuando pulsas sobre las teclas y, en el mejor estilo de las clásicas Olivetti, Remington y compañía, la pantalla del tablet es atacada por una ametralleante sucesión de golpes por parte de brazos que golpean con milimétrica precisión el teclado virtual de la pantalla táctil para escribir el texto deseado. ¿El fallo gordo? Pues salta a la vista: ¿dónde está el carro de retorno y el brazo para regresarlo al comienzo de línea mientras suena el inconfundible RING? A continuación tenemos un vídeo del invento en acción.

La máquina de escribir nunca murió, sólo se reinventó.

Al menos es lo que parece constatar este invento con toda la pinta de ser fruto de una tarde de aburrimiento estival por parte de algún manitas con mucho tiempo libre rodeado de algunos añejos ejemplos de maquinaria de oficina.

Casi podemos imaginar al McGyver de despacho echándole vistazos alternativos a su iPad y a la máquina de escribir mientras, con los ojicos entornados y la idea de una hibridación que algunos considerarían herética a punto de aflorar, buscaba a tientas el destornillador.

El resultado queda demostrado que funciona pero desvirtúa una de las características positivas que se habían logrado con la sustitución que trajo el ordenador al lugar de trabajo: el silencio. Esas oficinas que más parecían campos de combate con ametralladoras sueltas por doquier lanzando salvas de letras contra el papel podrían volver como ahora a los retromodernos les dé por inventos como este.

Pero no todo está perdido, al meno no parece que a nadie se le vaya a ocurrir completar el método tradicional de funcionamiento y colocar hojas de papel carbón para sacar copias por triplicado y mucho menos emplear el tippex en las pantalla del iPad. En cualquier caso también hay que recordar a los que se decidieran a usar uno de estos inventos que no se aberronchen al teclear si quieren que la pantalla táctil llegue viva al final de la jornada de trabajo. ─[YouTube vía Kottke]

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor