Jessica Alba: De la alfombra roja al garaje

Empresas

La actriz ha contado su primera experiencia como emprendedora tecnológica en The Honest Company.

Montar o invertir en una start-up se está convirtiendo en una segunda actividad para algunos artistas musicales y del celuloide en EE.UU. A la ya larga lista de estrellas metidas a emprendedores o inversores se sumaba a principios de año Jessica Alba, con una web de venta online de productos orgánicos y no tóxicos dirigidos a los bebés, familias y hogares llamada The Honest Company.

Alba ha estado presente en una de las conferencias de TechCrunch Disrupt, donde ha relatado sus impresiones de estos primeros pasos en el mundo de las empresas emergentes.

La idea de The Honest Company le surgió a la actriz en 2008, tras tener su primer hijo. Alba se dio cuenta de que resultaba muy complicado encontrar productos para bebés seguros y de alta calidad. En lugar de quedarse esperando a que alguien explorara esa vía de negocio decidió buscarse un socio y lanzar su propia plataforma.

“Jessica primero se acercó a mí tras el nacimiento de su bebé. Hay muchos productos tóxicos por ahí y cada día aumentan las enfermedades crónicas. Sentí que podríamos hacer algo para mejorar el entorno y nuestros hogares. Como padre, siempre quieres lo mejor para tus hijos”, comenta el co-fundador de The Honest Company, Brian Lee. Lee es un emprendedor digital con experiencia, aunque nunca había trabajado para el campo infantil ni familiar.

Alba cuenta como al principio muchos posibles socios e inversores se mostraban bastante excépticos por el hecho de que una actriz se mostrara interesada en productos como la ropa o los pañales. Sin embargo, se mantuvo constante y siguió creyendo en su idea, según recoge Venture Beat.

Lee, por su parte, reconoce que trabajar con una estrella como Alba tiene sus ventajas para montar una start-up, sobre todo en cuanto a atraer el interés y la publicidad. El emprendedor sabe bien de lo que habla porque ya se ha asociado con otros personajes populares antes. Sin embargo, advierte de que una cara bonita y un gran nombre no es suficiente para construir un negocio exitoso.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor