Kult: Los reinos herejes

Workspace

En este juego encarnaremos a una Inquisidora en una tierra donde la Inquisición persigue las religiones.

Por supuesto nuestro personaje es especial como en toda esta clase de juegos, lo que hace, por ejemplo, que tengamos la facultad de poder trasladarnos cuando queramos al mundo paralelo de los sueños. Nuestra misión será recuperar una espada: El azote de Dios; una espada que ha sido la catalizadora de varias de las religiones que han existido en esa tierra. Ésa será la misión principal, pero tendremos infinidad de pequeñas misiones relacionadas, o no, con la misión principal, que harán que avancemos en una historia, demasiado enrevesada, quizás.

Kult es una aventura en 3D con algún toque de rol. Comenzamos personalizando nuestro personaje, no tenemos muchas opciones: pondremos el nombre: el físico y repartiremos unos puntos en alguna de nuestras habilidades; luego ascenderemos de nivel gracias a nuestra experiencia, al igual que conseguiremos destrezas nuevas. Pero ahí termina todo el parecido con cualquier juego de rol.

Nuestro personaje es muy sencillo de manejar lo podemos controlar perfectamente con el ratón, moviéndolo con el botón izquierdo y luchando con el botón derecho. Solo utilizaremos unos pocos atajos de teclado. Éste es, sin duda, el mayor acierto de juego: su jugabilidad. Sin embargo esta jugabilidad queda empañada por la rutina en los combates resultando bastante largos y monótonos.

El otro aspecto destacable son los gráficos, muy elegantes y los escenarios muy detallistas; con algunos aciertos incuestionables como el paso del mundo real al de los sueños. El sonido es correcto sin demasiados alardes.

El juego en un principio es bastante adictivo, pero quizá la repetición de los combates y las misiones haga que se pierda cierto interés al avanzar en la historia.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor