Kung-Fu con el Wiimando de garrafón

Empresas

Este lunes nos metimos en las mazmorras profundas del IFA, en la sección china llena de televisiones de todo a cien, copias de iPods, vibradores gigantes para la espalda, artilugios extraños y artículos de coña. Como este mando inalámbrico que me permitió liarme a leches con una PlayStation 2.

Y no, no es como la Wii. De hecho, mis movimientos tenían poca relación con lo que pasaba en el Tekken. Le pregunté al representante del invento, chino él, cómo funcionaba y me dijo: “no importa, tú muévete.” Vamos, como mi marido.

En fin, al menos pude desahogarme y le metí una somanta de palos al Cho Yun Fat de turno. Y encima, casi me cargo la tele. 19 dolas que cuesta el invento. Lamentable. — Ad Dugdale

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor