La administración pide más inversión privada en innovación

EmpresasRegulación

Según el índice Altran, España lidera en penetración de banda ancha pero tiene que remontar en puestos de trabajo TIC e investigadores contratados por entidades privadas si no quiere quedarse estancada en innovación y competitividad.

España podría quedarse rezagada en relación a países con mayor potencial en innovación si no consigue adaptar su modelo productivo, mejorar su estructura empresarial o optimizar su sistema universitario. Esta es la principal conclusión de Índice Altran de Potencial Innovador, cuya tercera edición se ha revelado esta mañana.

Este ratio, que pretende evaluar la capacidad de innovación de los países europeos y determinar las recomendaciones cada país y que está basada en cuatro medidores básicos, sitúa a España en el puesto número 11 entre 25 naciones del Viejo Continente. Sin embargo, preocupa que el país solo haya crecido un 3,5% en el índice, frente a los importantes crecimientos alrededor del 10% de otros países. Así, se teme un posible estancamiento.

España ha mejorado su inversión en I+D entre 2011 y 2012 con respecto al PIB, pero la distancia que separa a nuestro país de los países con capacidad media y alta y el promedio europeo todavía es larga.

En población activa con educación superior España ocupa el puesto número 12 del ranking, con un 30,70%, superando a otros países como Francia o Alemania. Sin embargo, este valor no es aprovechado convenientemente por las empresas.

En este sentido se ha pedido una conexión mayor entre el tejido universitario español y el de las empresas con el fin de que la innovación sea mejor aprovechada. Desde Altran incluso han defendido la elaboración de un ranking para mostrar cuáles son las universidades que más fondos reciben por parte de las instituciones privadas para investigación, como se lleva a cabo en Estados Unidos.

Román Arjona, secretario general de Innovación y Competitividad, ha subrayado su objetivo de convertir España en un mercado con movimiento para la investigación, que atraiga a los innovadores internacionales. Sin embargo, no será fácil, puesto que actualmente la tendencia es la contraria, con una fuga de cerebros que llevó a emigrar el año pasado a 60.000 profesionales con títulos universitarios, un 70% más que en 2010. Se estima también que las empresas privadas deberían sumar 95.000 investigadores a largo plazo

Arjona echa parte de la culpa de esto a la falta de inversión de capital privado. Según el índice Altran solo un 33% de los investigadores en España trabajan en empresas privadas, habiendo caído un punto en el último año. La cifra es irrisoria si se tiene en cuenta que en países como Japón supera el 80%. Hay que recordar que el compromiso de la administración con I+D+i también se ha reducido, ya que este año esta área ha caído un 25% en los prespuestos generales.

En cuestión de empleo en puestos de alta tecnología (otro de los pilares del índice) 2012 está siendo un auténtico annus horribilis. España ha caído del puesto 10 a 15 y en este ejercicio se han perdido más de 76.000 puestos TIC, mientras en 2011 se ganaron 60.000 empleos en dicha área.

Donde si obtuvo buena nota el año pasado España fue en el grado de penetración de banda ancha entre las empresas. En este espacio contamos con un 96% cuando la media europea se sitúa en torno al 84%. Sin embargo, el total de empresas españolas conectadas habría caído por los cierres que se han dado a causa de la crisis.

El Secretario de Estado de Telecomunicaciones y Sociedad de la Información, Víctor Calvo-Sotelo ha clausurado el evento y ha insistido en que la innovación es “esencial en tiempos de crisis”. Pese a la austeridad presupuestaria, ha destacado el impulso que se le piensa dar al Plan Avanza en los próximos meses y la importancia de las TIC como motor del crecimiento para todos los sectores.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor