La muchedumbre que nunca existió

Empresas

Ves la fotografía que ilustra este artículo y piensas “vale, un montón de gente”.

Pero vayamos un poco más allá. La impresión que dicha imagen causa en tu mente es que la instantánea corresponde a una vista aérea de algún acontecimiento en el que se ha reunido un número importante de seres humanos y que alguien subido a un avión o algún otro artefacto volador hizo la fotografía. Error. Lo que ves es el resultado de un montón de fotografías realizadas a diversos individuos mientras el fotógrafo estaba subido en una escalera de poco más de 3 metros de alto. Y aún hay más.

El retoque fotográfico está limitado no tanto por la tecnología como por la imaginación del fotógrafo.

En este caso Adam Magyar no necesitó más que una escalera a la que subirse para realizar fotografías de gente caminando. A partir de ahí bastaba con ensamblar múltiples instantáneas para hacer una especie de zoom inverso que nos alejara de esos individuos hasta llegar al plano general en el que aparecen diminutos pero forman una muchedumbre. O si queréis una mansedumbre, que es un grupo numeroso de gente, aunque pacífico.

De esa manera pasamos de un anónimo portador de unas cajas con un cuchillo sobre ellas a un grupo de viandantes hasta terminar con lo que aparentemente sería una gran plaza llena de gente. ─[Adam Magyar / Ignant]

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor