La NASA sigue con su proyecto de railgun y scramjet

EmpresasInnovación
0 0

Con el programa del transbordador espacial terminando, ya os contamos hace un tiempo que la NASA estudiaba el siguiente paso de la carrera espacial: lanzar scramjets desde railguns. Parece que poco a poco va tomando cuerpo, y ya se saben algunos detalles y cifras sobre cómo funcionará el sistema. Y da miedo.
Parece claro que lo veremos tarde o temprano. Descubre, tras nuestro salto, cómo se pondrá en órbita el aparato.

La operación se puede dividir en cuatro pasos:

1) Acelerando en el cañón de riel:
Un motor lineal de 240.000 caballos de potencia convierte 180 megavatios en una fuerza electromagnética, la cual propulsará el scramjet (con la nave espacial, unidos en ese momento) por una vía de 3’22 kilómetros de largo. La nave acelera de 0 a 1770 km/h (Mach 1’5) en menos de 60 segundos. Rápido, pero menos de 3 G’s (G es la aceleración provocada por la fuerza de la gravedad), seguro para vuelos tripulados.

(No sé vosotros, yo ya me estoy emocionando).

2) Disparando el scramjet:
El piloto enciende un turborreactor de alta velocidad y el scramjet despega desde la vía. La nave sigue acelerando hasta alcanzar Mach 4. El aire que pasa a través del reactor va lo suficientemente rápido como para comprimirse, calentarse a 1650 grados centígrados y poder quemar el hidrógeno en la cámara de combustión, produciendo miles o decenas de miles de kilos de empuje.

(Aquí los astronautas ya lo flipan).

3) Entrando en órbita:
Cuando se alcanza la altitud de 200.000 pies (61 kilómetros), no hay suficiente densidad de aire para el scramjet, que ahora ya va a Mach 10. No puede generar más empuje. Es en este momento cuando comienza el vuelo espacial. Las dos naves se separan: el scramjet se dirige de nuevo hacia abajo, saliendo del camino de la nave espacial, que enciende sus cohetes de cola, que la colocarán finalmente en órbita.

(Entonces, los astronautas dan gracias a Dios, hasta los ateos).

4) El aterrizaje:
El scramjet desacelera, usando sus turborreactores para volar de nuevo a la Tierra y aterrizar en la pista. En cuanto a la nave espacial, una vez ha dejado su carga (con los astronautas cuyos huevecillos están de corbata), entra de nuevo en la atmósfera, y vuelve también al punto de lanzamiento. Las dos naves pueden estar listas para otro lanzamiento tras únicamente 24 horas del anterior.

Impresiona. ¿Qué será lo próximo que nos deparará la NASA? ¿Naves cogiendo velocidad en aceleradores de partículas? — Javier G. Pereda [PopSci]

Autor: Javiergp
Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor