La ropa interior eléctrificada resulta mucho más útil de lo que parece

Empresas

Cuando hablamos de ropa interior electrificada, no se trata de un cinturón de castidad del siglo XXI, ni de ningún juguete BDSM. En realidad es un sistema para mejorar la vida de los inválidos y evitar la aparición de escaras permitiendo que reposicionen su postura sentados aunque no puedan moverse. Sí, una mezcla de pantalones de ciclista y electroestimulador de teletienda que podría mejorar y salvar muchas vidas.

¿Tan importante es “mover el culo”? Pues aunque parezca guasa, sí. De hecho gracias a que la gente con movilidad es capaz de hacer algunos movimientos para aliviar la presión, no se produce algo realmente doloroso y agobiante.

Las escaras, o mejor dicho, úlceras de presión, son heridas producidas por la constante presión de huesos, como las caderas y coxis, sobre el tejido blando, de manera que se obstruye el flujo de la sangre haciendo que el tejido termine muriendo y creando numerosas complicaciones.

Si no tienes problemas de movilidad, a no ser que seas tremendamente vago y no te muevas apenas, es raro que se produzcan, pero en los paralíticos, ancianos o personas en cama pueden producirse. El problema es de tal magnitud que se estima que es una causa directa del 7 al 8 % de muertes en paralíticos.

Ante eso, la Universidad de Calgary, en Alberta, Canadá, ha desarrollado los Smart-E-Pants. A pesar de su nombre que suena a cachondeo, gracias a su sistema electrónico de electroestimulación de los glúteos constante, durante 10 segundos, cada 10 minutos y durante 12 horas al día, se evita su aparición.

33 pacientes la han probado durante dos meses y al parecer los resultados han sido muy buenos, por lo que puede que empiecen a usarse en hospitales y venderse en ortopedias. Paralelamente esperamos que Chuck Norris lo anuncie en la teletienda prometiéndonos glúteos de acero con los que cascar nueces.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor