La telefonía IP se mueve a diferentes velocidades en Europa

Movilidad

Según un estudio realizado por Colt Telecom, los sectores TI y financiero lideran la implantación de esta modalidad tecnológica.

La empresa como horizonte

La mayoría de las medianas empresas europeas tienen previsto introducir los servicios de telefonía IP en los próximos tres años, según un estudio realizado por Colt, proveedor europeo de servicios de comunicaciones para empresas. El estudio, encargado a la firma independiente Vanson Bourne, se ha realizado a 600 Directores de TI de empresas de entre 251 y 1.000 empleados de España, Reino Unido, Francia, Alemania, Italia, Bélgica y Holanda.

Este estudio confirma que la telefonía IP se ha convertido en una solución real para las empresas, después de muchos años hablándose de ella, ya que cerca del 56 por ciento de las compañías encuestadas tienen planes para introducir la telefonía IP antes de 2009 y, concretamente, el 11 por ciento tienen pensado realizar una prueba piloto el próximo año. La tecnología, la calidad del sonido y el modelo de precios lo han convertido en el próximo paso para las empresas, y cada vez son más los beneficios que las compañías encuentran en este servicio, no sólo el ahorro de costes.

Radiografía europea

Pero la migración a la telefonía IP sigue siendo un gran cambio para las organizaciones, y de ahí que el estudio refleje una variada radiografía en Europa, con grandes diferencias entre los resultados de los diferentes países en cuanto a la adopción de la telefonía IP por parte de las empresas. De hecho, mientras que el 85 por ciento de las compañías del Reino Unido han manifestado su intención de instalar este tipo de servicios antes de 2009, en España sólo el 42 por ciento de las empresas encuestadas han mostrado su intención de migrar sus comunicaciones. Según refleja el estudio, las empresas de Francia, Alemania y España son las más reacias a migrar a la telefonía IP, ya que en estos tres países aproximadamente la mitad de los directivos entrevistados no tenían intención de cambiar a esta tecnología.

Estas diferencias entre países ponen de manifiesto que los proveedores de servicios necesitan trabajar duro para demostrar los beneficios y asegurar que el modelo de ROI y la migración han sido bien diseñados para el cliente. El caso español es una buena muestra de ello. Según refleja el estudio, España está entre los países cuyas medianas empresas tienen menor intención de implantar la telefonía IP (sólo el 42 por ciento), debido principalmente a que más de la mitad de las empresas encuestadas no están seguras de los beneficios que les ofrece esta tecnología. Unos resultados que se deben, en gran parte, a la percepción de las pymes españolas de que la convergencia era un coto reservado para las grandes empresas y que sus necesidades se han asemejado, por parte de los operadores, con las de los clientes residenciales. Sin embargo, las medianas empresas españolas no tienen las mismas necesidades que las grandes corporaciones, sino que requieren además un servicio que contemple sus particularidades en cuanto a tamaño y disponibilidad, algo que hasta ahora no se había contemplado por gran parte de las operadoras españolas.

Las empresas de Italia y Holanda que participaron en la encuesta lideran la implantación de telefonía IP, ya que un 26 y un 19 por ciento de ellas, respectivamente, están utilizando este tipo de servicios en la actualidad. En el lado opuesto se encuentran Alemania, Bélgica y España, países con una tasa de penetración de la telefonía IP en empresas inferior al 10 por ciento.

A corto plazo (2-3 años), aproximadamente una de cada cinco empresas encuestadas (el 18 por ciento) tiene previsto migrar a la telefonía IP el próximo año, siendo las empresas holandesas y belgas las que han mostrado una intención mayor (28 y 27 por ciento respectivamente).

El estudio también refleja una gran coincidencia entre todas las medianas empresas participantes acerca de las ventajas que la telefonía IP aporta a las compañías: el 70 por ciento de los encuestados ve la reducción de costes frente a la telefonía fija como la principal razón para migrar a un servicio alternativo de VoIP. También existe un gran consenso en las siguientes razones para introducir la telefonía IP: el incremento de la flexibilidad y la productividad (47 por ciento) y el aumento de la eficacia (45 por ciento), gracias a la reducción del tiempo empleado en la gestión de las diferentes redes o a la realización de cambios o ampliaciones.

Entre las conclusiones del estudio también destaca la confianza creciente de las empresas en la telefonía IP gestionada. De hecho, el 21 por ciento de los encuestados considera esta opción como la más adecuada a la hora de migrar a la telefonía IP, ya sea a través de una centralita IP PBX en la empresa, pero gestionada por el proveedor del servicio, o bien con un servicio alojado en un Data Centre y sin la necesidad de contar con el equipo físico. Las empresas belgas son las más interesadas en los servicios de telefonía IP totalmente gestionados (38 por ciento).

Entre las ventajas que las empresas destacan a la hora de contratar una solución IP totalmente gestionada destaca la predictibilidad de costes y el ahorro que supone evitar una nueva inversión en equipamiento, con un 30 por ciento cada una, siendo el Reino Unido, Holanda y España los países que más valoran estos puntos.

En cuanto a las preocupaciones a la hora de migrar a una solución de telefonía IP alojada, la mayor parte de las empresas encuestadas destaca que no ve ningún problema en este tipo de soluciones (el 39 por ciento), seguido de la falta de conocimiento sobre los beneficios que les puede aportar (31 por ciento).

Los sectores TI y financiero lideran la implantación de la telefonía IP en las medianas empresas

El estudio realizado por Colt también refleja la intención de los diferentes sectores a los que pertenecen las empresas que han participado en él: financiero, industria, retail, sector público, TI y servicios.

Según revela el estudio, las empresas de TI, con un porcentaje del 67 por ciento, ocupan el primer lugar a la hora de mostrar su intención de implantar telefonía IP, seguidas de las del sector financiero, que en un 63 por ciento de las encuestas han manifestado su intención de utilizar telefonía IP antes de 2009. En el lado opuesto se sitúan las empresas del sector retail, con un 49 por ciento. Estos resultados confirman que las soluciones de telefonía IP se están convirtiendo en una realidad, especialmente en el sector financiero.

En cuanto a los motivos por los que las empresas migrarían a la telefonía IP, los datos se repiten en todos los sectores, ya que en conjunto todos coinciden en destacar la reducción de costes frente a la telefonía fija (un 70 por ciento) como la principal razón, una respuesta que en el caso de los sectores TI y financiero están por encima de la media (un 78 y un 76 por ciento respectivamente). En general, todas las empresas destacan el incremento de la flexibilidad y la productividad (47 por ciento) y el aumento de la eficacia (45 por ciento) como siguientes motivos para optar por el cambio.

En cuanto al tipo de servicios, el sector TI es el que se muestra menos interesado en ceder la gestión a terceros, ya que el 69 por ciento ha manifestado que preferirían gestionarla ellos mismos. Sin embargo, las compañías del sector financiero están menos interesadas en la propia gestión de los servicios IP (el 39 por ciento) y se decantan por los servicios gestionados.

Entre las ventajas que las empresas de los diferentes sectores destacan a la hora de contratar una solución IP totalmente gestionada coinciden con el análisis por países, siendo la predictibilidad de costes, con un 30 por ciento, y el ahorro que supone evitar una nueva inversión en equipamiento, también con un 30 por ciento, los aspectos más valorados, en especial por los sectores industria y finanzas, siendo éstos los que le dan mayor importancia a este aspecto.

En cuanto a los aspectos que preocupan a las empresas a la hora de plantearse migrar a la telefonía IP, mientras que al sector público (31 por ciento) y al sector TI (24 por ciento) le preocupa la pérdida de control sobre la migración a una solución de telefonía IP alojada, tan sólo al 12 por ciento de las empresas del sector financiero les preocupa este apartado.

Principales conclusiones del estudio

Más de la mitad (el 56 por ciento) de las empresas europeas de tamaño mediano afirman haber instalado o tener la intención de instalar servicios de telefonía IP antes de 2009, aunque con una diferencia muy significativa entre países (el 85 por ciento en el caso del Reino Unido frente al 42 por ciento en el caso de España)

Los países que más rápidamente están adoptando la telefonía IP son Italia y Holanda, donde un 29 y un 19 por ciento, respectivamente, de las empresas están ya utilizando la telefonía IP.

La reducción de costes es el beneficio más valorado por las empresas a la hora de migrar a la telefonía IP (70 por ciento), aunque al menos un 50 por ciento de los participantes en la encuesta destacan también la mayor productividad y movilidad en el trabajo como ventajas claves para la instalación de este tipo de servicios.

El 21 por ciento de los encuestados han afirmado que elegirían un servicio gestionado a la hora de migrar a IP.

Los sectores TI, con un 69 por ciento, y financiero, con un 63 por ciento, son los que se han mostrado más entusiastas sobre la telefonía IP.

Colt como referente

Colt, como proveedor experto del sector, considera la telefonía IP como una alternativa real a las necesidades actuales de las medianas empresas ya que les ofrece un ahorro de costes inmediato y múltiples funcionalidades que les ayudarán a incrementar la productividad. La compañía recomienda a las empresas que antes de migrar a un servicio de telefonía IP realicen un plan exhaustivo de sus necesidades reales, sus infraestructuras y estudien detenidamente cómo van a implantar la solución.

Para migrar a este tipo de servicio de telefonía IP cada vez más empresas en Europa optan por una solución externalizada en un Centro de Datos seguro. Esta es también una apuesta de Colt: las empresas dispondrán de la solución sin tener que acometer una inversión especial en infraestructuras y equipos, al mismo tiempo que ahorran espacio. Al disponer el propio proveedor de comunicaciones del equipo profesional y técnico necesarios para su gestión y mantenimiento, las empresas se benefician de un entorno más seguro y fiable, obteniendo un mayor rendimiento del servicio. La complejidad de la puesta en marcha se reduce a los elementos estructurales por lo que el plazo de adopción se acorta. Gracias a la externalización, cualquier empresa ya sea grande, mediana o pequeña, puede optar a una solución avanzada de comunicaciones de voz que hasta ahora estaba restringida a un segmento empresarial muy alto y con recursos especializados, concluye el proveedor.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor