La versión sin Media Player de Windows ya tiene nombre oficial

PCWorkspace

Microsoft y la Comisión Europea acuerdan llamar Windows XP Home Edition N a la versión de Windows sin Media Player.

Tras algunas deliberaciones, y aunque los de Redmond no parecen demasiado convencidos, Microsoft y la Comisión Europea han llegado a un acuerdo para fijar el nombre con el que se bautizará a la versión reducida del sistema operativo Windows que saldrá a la venta en Europa en los próximos meses sin el reproductor multimedia Windows Media Player: Windows XP Home Edition N.

Fue en marzo de 2004 cuando la Comisión Europea decidió imponer a Microsoft una multa de 497,2 millones de euros por “abusar de su cuasi-monopolio en el ámbito de los sistemas operativos para PC” y le ordenó comercializar una versión de Windows sin el reproductor multimedia Media Player. Uno de los problemas más espinosos para poder vender esa versión reducida de Windows ha sido la elección del nombre que debería utilizar, sobre el que el Ejecutivo comunitario y la multinacional estadounidense han mantenido fuertes divergencias.

Microsoft había presentado a Bruselas nueve nombres diferentes, todos ellos rechazados el pasado jueves tras haber realizado análisis de mercado para conocer su aceptación, explicó el portavoz de la compañía. Tras rechazar las opciones presentadas por el gigante informático, fue la Comisión la que propuso el nombre que ahora se ha elegido: Windows XP Home Edition N.

“Tenemos algunas reservas respecto a ese nombre, ya que pensamos que puede causar confusión entre los consumidores al no seguir el esquema habitual de los nombres de nuestros productos”, precisó el portavoz. Al respecto, indicó que las diferentes versiones del sistema operativo Windows se suelen diferenciar por letras que se sitúan a continuación de la palabra Windows. Incluso una de las propuestas de Microsoft era “Windows XP N Home Edition”, con la misma letra que ha elegido la Comisión pero en otro emplazamiento. Sin embargo, “en interés de que todo se resuelva lo más rápidamente posible, hemos aceptado la propuesta de la Comisión”, agregó el portavoz.

Con la comercialización de esta nueva versión de Windows se cumple una de las dos principales decisiones de la Comisión cuando decidió sancionar a Microsoft. A partir de ahora, los fabricantes de ordenadores no estarán obligados a utilizar el reproductor multimedia de Microsoft, el Windows Media Player y podrán instalar programas alternativos.

Además de la venta de una versión reducida de Windows, Microsoft deberá divulgar a sus competidores las informaciones sobre el interfaz necesarias para que sus productos “puedan dialogar” con el sistema operativo de Windows. La decisión del Ejecutivo comunitario, tomada tras cinco años de investigaciones, fue recurrida por la compañía ante el Tribunal de Justicia de la UE, que en Primera Instancia rechazó la petición de Microsoft de suspender cautelarmente las medidas ordenadas por Bruselas.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor