Las 6 mejores apps de gestión de equipos

Empresas

En un entorno en el que el trabajo remoto es cada vez más habitual, las apps que permiten gestionar proyectos en equipo facilitan mucho la tarea.

Gestionar un equipo y los proyectos que realizan en común en una empresa era fácil hace unos años: lo normal era que todo el mundo estuviese en el mismo espacio, por lo que no había más que acercarse a hablar con la gente o programar reuniones. No obstante, ahora que es normal que muchos empleados teletrabajen de vez en cuando o incluso que todo el equipo esté repartido en distintos lugares del mundo, la gestión requiere más organización y herramientas específicas.

No hay más que ver el número de apps que existen para ayudar a las empresas a esta gestión de proyectos y equipos para darse cuenta de que es una necesidad muy presente en el mercado. Pero ¿qué herramienta escoger? ¿cuáles son sus principales diferencias? ¿cuál te conviene más? Repasamos algunas de las principales apps de gestión de equipos para que las cosas sean más fáciles.

1. Asana. Es una de las más populares. Creada por el cofundador de Facebook Dustin Moskovitz, Asana permite a los usuarios crear proyectos, etiquetas, plazos de entrega, asignar tareas a distintos miembros del equipo y dejar comentarios en esas tareas. Hace unos meses introdujo un rediseño que la hace más atractiva (ganaron 3.000 nuevos clientes de pago desde entonces). Es gratuita para equipos de hasta 15 personas.

2. Flow. Se definen como el “software de gestión de tareas que no se siente como trabajo”, algo que se debe principalmente a su atractivo e intuitivo diseño. Permite a los usuarios planificar y llevar a cabo distintos proyectos con los otros miembros de su equipo: crear tareas, comentarlas, crear listas, asignar tareas a distintos trabajadores… Puede probarse de forma gratuita durante 14 días (después son 99 dólares al año).

3. Basecamp. Son una de las apps clásicas de gestión de tareas (llevan 12 años), que se consigue mantener actual gracias a sus rediseños. El último es de noviembre, Basecamp 3, y se centra un poco en ayudar a los trabajadores a concentrarse, yendo en contra de la conexión y notificaciones constantes; mezcla mensajería instantánea con foros clásicos (para que la comunicación no sea tan rápida); hace que las tareas sean, por defecto, privadas, etc.

4. Trello. Otro de los que no faltan en ninguna lista, con su particularidad que hace que sea amado o no entendido: Trello permite gestionar proyectos en equipo de forma muy visual. Sus proyectos, tableros y listas se pueden compartir con otros trabajadores, mover arrastrando con el ratón los distintos tableros y tarjetas… es también muy customizable si se le dedica algo de tiempo para aprender todo lo que se puede hacer. Ver un calendario, poner plazos de vencimiento a las tarjetas, crear encuestas, automatizar muchas tareas, etc.

5. Wrike. Una de las que más está creciendo en los últimos años. Se definen como una plataforma dinámica que permite que sus usuarios, divididos por departamentos, la personalicen añadiendo solo lo que necesiten, ya que el equipo de marketing no busca lo mismo que el de finanzas. Esta gestión de proyectos se combina con un espacio de trabajo en tiempo real en el que los equipos pueden colaborar, hablar y compartir los documentos.

6. Insightly. Perfecta para los que buscan tener cuantas menos herramientas distintas mejor: Insightly no es solo una app de gestión de proyectos, sino también de clientes. Se pueden añadir proyectos a los diferentes clientes, ir añadiendo las tareas (con sus fechas límite) en cada uno, y ver de forma rápida dónde se encuentra cada proyecto y cuál es el siguiente paso. Se pueden añadir documentos, personalizarlo, crear informes, etc.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor