Los ciberinvestigadores estudian informática forense

Cloud

Mientras los criminales utilizan ingenios de alta tecnología para cometer delitos en la Red, la informática está llegando a ser crucial para las nuevas investigaciones.

Los cuerpos de seguridad de los países europeos están volviendo a clase para entender cómo opera una nueva especie de criminales, aquella que utiliza Internet para atacar a unas víctimas generalmente demasiado confiadas, según informa Reuters.

A lo largo de Europa y más allá de sus fronteras, los ciberinvestigadores están siendo entrenados en informática forense, una técnica de lucha contra el crimen que es en parte ciencia y en parte investigación policial.

Los investigadores registran los discos duros de los ordenadores requisados y buscan entre innumerables archivos camuflados las pruebas de que la máquina fue utilizada en un delito. Las pistas podrían ser varias, como programas informáticos diseñados para secuestrar un PC, o bien registros en la Red que revelen la identidad de los conspiradores.

“Es una tarea similar a la de los mecánicos de coches: buscas signos que te den una descripción de una brecha de seguridad particular. Las mismas técnicas pueden usarse para rastrear, o al menos, para construir un perfil de un criminal sospechoso desde un PC interceptado o una red de ordenadores”, señala en este sentido Dan Haagman, jefe de entrenamiento de 7Safe, una compañía que instruye a policías y civiles en informática forense.

Las mismas fuentes añaden que mientras los criminales utilizan ingenios de alta tecnología para cometer ciertos delitos, que van desde la extorsión hasta el tráfico de drogas, la informática forense está llegando a ser tan crucial para una investigación como las pruebas de ADN.

“Espero que los nuevos empleados tengan un mínimo de conocimientos de informática y software forense antes de que lleguen a la puerta”, apunta Marc Kirby, detective inspector para la sección de informática forense de la británica Unidad Nacional de Crimen de Alta Tecnologma (NHTCU).

A inicios de este mes, la NHTCU arrestó a 12 personas en un caso en el que una banda criminal rusa fue acusada de una estafa por e-mail conocida como phishing, con la que intentó defraudar cientos de miles de libras a clientes bancarios del Reino Unido.

Leer la biografía del autor  Ocultar la biografía del autor